La obra del tramo definitivo de la Autovía do Morrazo encara su último trimestre de trabajos. Desde la constructora reconocen que los temporales de finales de 2018 y de enero han afectado de forma importante al ritmo de construcción. Hablan incluso de un mes de retrasos. Sin embargo, aseguran que, si no surgen más contratiempos, los nuevos carriles podrán entrar en servicio antes de junio.