Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los heridos graves de tráfico caen a mínimos históricos: 32 casos en más de 2.700 siniestros

La inmensa mayoría de accidentes son de "chapa y pintura" - Distracciones como atender el móvil desencadenan uno de cada tres golpes - Gran Vía es la calle más conflictiva

Coche volcado en Redondela. // H. Silva

Coche volcado en Redondela. // H. Silva

Cada año que pasa Vigo se convierte en ciudad más segura en materia de tráfico. Aunque los accidentes continúan contabilizándose por cientos (más de 2.700 en 2018) la inmensa mayoría no pasan de golpes de "chapa y pintura". Según las estadísticas oficiales de la Policía Local, en el último ejercicio solo hubo que lamentar 32 víctimas con lesiones graves. Es la segunda cifra más baja de la historia. El mínimo, en 2017, fue de 31. El desplome ha sido especialmente significativo en la última década coincidiendo con las humanizaciones o la limitación a solo 30 km/h de decenas de viales de la ciudad. Antes de 2010 se superaban con creces los 100 heridos graves en cada ejercicio.

Pero no solo la reducción de los límites de velocidad en el casco urbano está contribuyendo a rebajar la gravedad de los siniestros. También se han implementado medidas complementarias como la instalación de multitud de bandas reductoras de velocidad, pasos de peatones resaltados o la eliminación de cruces peligrosos que han ido sustituyéndose por rotondas o coordinándose con semáforos. Un claro ejemplo de este último caso fue el de Arquitecto Palacios con Martínez Garrido, junto a la estación de autobuses. Gracias a la regulación semafórica la Concejalía de Tráfico logró erradicar un punto negro de accidentalidad diaria.

El año pasado sí hubo sin embargo un pequeño repunte de fallecidos al contabilizarse tres casos: dos motoristas, uno en Pi y Margall y otro en Arquitecto Palacios; y un peatón atropellado en la confluencia de Islas Baleares con Barcelona. Vigo había conseguido en 2017 por primera vez desde que se elaboran estadísticas cerrar el año sin ningún muerto en accidentes de tráfico. En los ejercicios anteriores la media fue de cuatro, a excepción de en 2012, cuando hubo que lamentar hasta diez víctimas mortales.

Las calles más conflictivas no varían con el paso de los años. Gran Vía continúa como el vial con mayor número de choques. Pero también es cierto que se trata de una de las calles con mayor intensidad de vehículos. Hubo 154 golpes el año pasado, pero solo un herido grave. Le siguieron como más conflictivas la avenida de Madrid, con 74 siniestros; Beiramar, con 71 y la avenida de Castrelos, con 63.

Despistes

Si algo ha intentado la Dirección General de Tráfico y el propio Concello de Vigo con campañas periódicas de concienciación es que los conductores pongan al cien por cien los cinco sentidos al volante. Pero el más importante, la vista, se ha topado con un claro "enemigo": los teléfonos móvil. Y, aunque los smartphones no son lo único que despista a los pilotos, sí son cada vez más habituales y conflictivos. Navegadores GPS, aplicaciones de mensajería como Whatsapp o las propias llamadas sin utilizar el manos libres obligan a desviar la mirada de la carretera con el consiguiente peligro. Y probablemente por ello las distracciones son la principal causa de accidente en la ciudad olívica. Uno de cada tres siniestros registrados en 2018 se produjo por despistes de este tipo.

En los casi 3.000 accidentes de tráfico que se produjeron el año pasado en Vigo, hubo más de 5.000 vehículos implicados. La inmensa mayoría fueron turismos (4.267), pero también hubo un importante número de motocicletas y ciclomotores, con casi 600 casos. En menor medida se produjeron choques de camiones y autobuses, con 186 automóviles de grandes dimensiones implicados.

Compartir el artículo

stats