Primera reunión oficial entre el alcalde y el nuevo director de la planta de PSA, Ignacio Bueno. Abel Caballero le trasladará las gestiones realizadas desde el Concello para conseguir la traída al municipio y al polígono de Balaídos de la red de Muy Alta Tensión (220 kV) que la fábrica lleva años reclamando, que daría mayor estabilidad al suministro al centro -y al conjunto de la ciudad- y le permitiría un importante ahorro energético: 1 millón al año.

El alcalde, como avanzó este periódico, ya mantuvo conversaciones al respecto con el Secretario de Estado de Energía y con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que debe aprobar la "excepcionalidad" del proyecto para poder llevarlo a cabo. Esta inversión, que aparece recogida en la planificación de Red Eléctrica de España (REE) para los años 2015-2020 pero que hasta la fecha no pasado del papel, roza los 70 millones de euros.

La Zona Franca se ha comprometido, una vez llegue la red de 220 kV a Vigo, a financiar el centro de transformación que necesitará PSA en Balaídos, al igual que hizo con la subestación eléctrica de GKN-Vigo.