Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todos los polígonos del ente contarán con electrolineras

Los parques empresariales que forman parte de la Zona Franca (Bouzas, Balaídos, Porto do Molle, Tecnológico y Logístico de Valladares y A Granxa) contarán en breve con una red de puntos de recarga para vehículos eléctricos y sus propias electrolineras, según anunció a FARO su delegado, David Regades. Con este servicio se pretende fomentar el uso de vehículos ecológicos y sostenibles entre las miles de personas que trabajan en las empresas de los polígonos y transmitir una imagen de modernidad.

En la actualidad, en Balaídos, la fábrica del Grupo PSA cuenta con algunos puntos de recarga para uso interno, y en Porto do Molle (Nigrán), todas las naves bioclimáticas que el Consorcio ofrece en régimen de alquiler tienen conexiones habilitadas en los aparcamientos. Ahora Regades quiere extender esa red al conjunto de los parques adelantándose a la futura implantación del automóvil eléctrico (la propia Zona Franca acaba de adquirir un vehículo de estas características, una furgoneta fabricada en Vigo).

El delegado defiende que acogiendo a la primera planta de PSA en producción de vehículos eléctricos (desde finales de los ochenta), la Zona Franca debe dar ejemplo e impulsar este nuevo tipo de movilidad, por lo que encargará la redacción del proyecto en los próximos meses. Regades apunta que apuesta por unos parques empresariales sostenibles, ecológicos y mejor integrados en el entorno, ya que -sostiene- cada vez será un factor más a tener en cuenta a la hora de retener el talento (calidad de vida versus remuneración). "No podemos competir con el low-cost", afirma.

Compartir el artículo

stats