Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigadores de la UVigo participan en un proyecto europeo para proteger el arte urbano

Analizarán diez obras gallegas, entre ellas dos murales de Liqen y Peri Helio en la ciudad, para identificar los factores humanos y ambientales que provocan su deterioro

Enrique Alonso, Teresa Rivas y Santiago Pozo. // CAPuS Project

El arte urbano se extiende por las paredes y medianeras de las ciudades de todo el mundo y este patrimonio contemporáneo requiere de cuidados específicos aún por desarrollar. Investigadores de la UVigo participan en el proyecto europeo CAPuS, cuyo objetivo es desarrollar protocolos específicos para la conservación y protección de estas obras. Dieciséis universidades, empresas y centros de I+D de Italia, Alemania, Croacia, Polonia y España conforman esta iniciativa. Y la participación española se completa con la fabricante de pinturas Montana Colors.

La Universidad de Turín, líder del consorcio, contactó con este grupo de expertos de la Escuela de Ingeniería de Minas y Energía por la experiencia que acumulan desde hace décadas en la conservación del patrimonio cultural, especialmente en los procesos de deterioro de los materiales utilizados: rocas, morteros, pinturas, etcétera. Teresa Rivas coordina este equipo, que completan Santiago Pozo, Javier Taboada y Enrique Alonso.

Su cometido es identificar los factores que favorecen la degradación de las obras urbanas, tanto los causados por el hombre mediante actos vandálicos, como los contaminantes atmosféricos típicos del ambiente urbano, así como el agua, la temperatura, y aspectos relacionados con la "tecnología de creación", calidad de los soportes o tipos de pintura, entre otros.

"Las conclusiones que obtengamos serán de utilidad para el colectivo de artistas y también para los comisionados de las obras a la hora de establecer protocolos de conservación. Siempre y cuando se desee frenar su carácter efímero", apunta Rivas.

Los investigadores han seleccionado diez obras ubicadas en diferentes localidades gallegas. Todas fueron creadas sobre diferentes soportes -hormigón, ladrillo, metal, etcétera-. Varias de ellas son antiguas y ya están deterioradas y otras son de factura reciente.

La lista incluye dos murales vigueses firmados por Liqen y Peri Helio; otro de Delio en Pontevedra; la nueva obra de NUVI & éxfico en el espigón de A Guarda; sendas piezas de MOU y DOA en Carballo, donde se celebra el festival internacional de arte pública Rexenerafest; y cuatro intervenciones realizadas en Ordes, una de ellas de Sokram, durante el Desordes Creativas.

Los expertos vigueses documentan iconográfica y fotográficamente cada obra. En el caso de las más antiguas, describen los problemas de alteración más evidentes, como pérdida de color y de la capa pictórica o fisuras, y recogen muestras para el análisis en el laboratorio.

Y cuando los murales son más recientes también realizan un seguimiento del color, recogiendo medidas in situ cada mes a lo largo de dos años.

Además, disponen de muestras en su laboratorio para alterarlas artificialmente y también en un expositor situado en el exterior de la Ecimat de Toralla para degradarlas en un ambiente real. También las utilizarán para probar la eficacia de productos protectores.

El proyecto arrancó hace un año, pero los expertos ya han empezado a obtener algunas conclusiones. "Independientemente de la necesidad de establecer un protocolo de mantenimiento, necesario en cualquier inmueble de interés artístico, parte del deterioro que afecta a este tipo de arte tiene que ver con la mala calidad de los soportes y la ausencia absoluta de medidas de conservación preventiva", destaca Rivas.

Los artistas también están incluidos en el proyecto: "Es imprescindible contar con su participación. Antes de actuar, pedimos el permiso expreso de los creadores, siete hombres y tres mujeres, tanto para tomar muestras como para poder reproducir sus obras en nuestros canales de divulgación científica. Y también contamos con una manifestación de interés por parte de los concellos que actuaron de comisionados de algunas obras, entre ellos, Ordes, Carballo y A Guarda".

El proyecto, financiado dentro del programa Erasmus+, se desarrollará hasta 2020 y el fin último es elaborar unos protocolos y guías para la conservación del arte urbano.

"Además todo este conocimiento servirá para crear un módulo formativo que podrá impartirse de manera virtual en cualquier titulación, grado o máster, del espacio europeo de educación superior relacionado con la conservación del patrimonio cultural", añade Teresa Rivas.

"El proyecto pretende dar respuesta a los profesionales que trabajan para proteger el arte urbano como conservadores y restauradores, gestores de patrimonio, etcétera. Pero también llegará a otros colectivos implicados ya que en este tipo de convocatorias se trabaja mucho para que los resultados se divulguen en abierto a toda la sociedad", concluye.

Compartir el artículo

stats