07 de febrero de 2019
07.02.2019

El vigués desaparecido llamó por última vez a su madre hace 15 días desde el sur de Portugal

-Nicolás salió desde Vigo en bici junto a su perro con destino a Almería -"Telefoneaba cada cuatro o cinco días; ojalá no sea nada", dice su madre

07.02.2019 | 01:09
Nicolás García Presa. // FdV

"Esperamos que no sea nada, que se le haya estropeado el teléfono..." La familia de Nicolás García Presa, el joven desaparecido cuando hacía un viaje en bicicleta desde San Miguel de Oia (Vigo) con destino a Almería, se muestra esperanzada y por ahora trata de afrontar "con paz y calma" la falta de noticias. Pero el que desde hace 15 días no sepan nada del chico y no tenga el móvil operativo les preocupa, ya que no es normal en él, y se han movilizado, con una denuncia en la Policía Nacional y contactando con SOS Desaparecidos. Esta asociación distribuyó un cartel en redes sociales con la descripción y una foto del joven, que emprendió la ruta junto a su inseparable perro Dalton.

La madre relata que el chico planificó con ilusión esta escapada, consistente en hacer el Camino de Santiago a la inversa por Portugal. "Tenía algo de dinero y lo organizó; un viaje sin prisa, alojándose en albergues, haciendo acampada...; una vez llegase a Almería su intención era la de quedarse un tiempo si encontrase trabajo", cuenta esta mujer, María José Presa. Nicolás, que partió a principios de enero, fue contactando con su madre "cada cuatro o cinco días".

La primera llamada la hizo desde A Guarda, antes de dejar Galicia. Ya en el país vecino estuvo en Matosinhos con sus dos hermanos, ya que uno de ellos había ido a buscar al otro al aeropuerto de Oporto. "Me telefoneó desde allí y desde otros lugares como Aveiro, donde se quedó tres días porque se le estropeó la bicicleta", cuenta. El joven le iba relatando las experiencias y también le trasladó que haría tramos en tren. La última llamada que recibió María José fue el 22 de enero. Nicolás le contó que estaba en Faro, en el sur luso, y que iba a coger un tren hacia Huelva.





La familia confía en que esté en Andalucía y espera que la preocupación con la que viven ahora acabe con buenas noticias. Si en unos días no hay novedades, la madre no descarta viajar hasta Faro, donde se pierde ahora la pista. El joven vigués mide 1,80, tiene el pelo corto, negro y ondulado y ojos verdes.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes