27 de enero de 2019
27.01.2019

El centinela del mar gana eficiencia

Un estudio de la UVigo y el IEO revela que el análisis de las branquias del mejillón, en lugar de los tejidos completos, refleja de manera más realista la presencia de metales contaminantes

27.01.2019 | 03:26

Es el mejor centinela de la contaminación marina, pero su eficacia todavía puede incrementarse. La experta en ecotoxicología Paula Sánchez ha demostrado que las branquias de mejillón constituyen una herramienta más eficiente que el uso de tejidos completos para determinar la concentración de ciertos metales en el medio marino. Una técnica que sirve de "complemento" y que se pondrá en práctica en la próxima campaña del IEO para el seguimiento de la contaminación en toda la costa española.

"El mejillón tiene la capacidad de regular la concentración del cobre y el zinc en su organismo porque los necesita para distintas funciones celulares. Y entonces no es útil para discernir su biodisponibilidad real en el medio. Sin embargo, el análisis de las branquias, que responden de manera más rápida a los cambios, refleja mejor la concentración de metales en el agua. Y lo interesante de estos resultados obtenidos en la Ría de Vigo es que son extrapolables a cualquier parte del mundo. Darán pie a futuras investigaciones en esta línea", destaca Sánchez.

Aunque los resultados se acaban de publicar hace menos de un mes en la revista internacional Ciencias Marinas, los muestreos se realizaron hace varios años dentro de un proyecto del grupo Ecotox que dirige Ricardo Beiras en la Universidad de Vigo.

Sánchez, que hizo con él su tesis, pudo regresar en abril de 2016 gracias a un contrato FellowSea del Campus del Mar para fichar a postdocs con experiencia en centros extranjeros. Y el agosto pasado se incorporó al grupo de Contaminación Marina del Oceanográfico que coordina Juan Bellas.

"El mejillón se utiliza como biomonitor de contaminación porque es fácil de recoger, en lugar de tener que hacer muestreos del agua y los sedimentos, y se distribuye por todo el mundo, lo que permite comparar la situación de diferentes lugares. Además, al ser un organismo sésil, que permanece fijado, permite relacionar los resultados con una localización concreta, son representativos", explica Sánchez, que firma el artículo junto a Ricardo Beiras y Victoria Besada, del Oceanográfico.

El muestreo en la Ría de Vigo se realizó en siete puntos diferentes, dos de ellos dentro del Puerto y, por tanto, más contaminados. Y los resultados de los análisis de las branquias y los tejidos completos de mejillones se compararon con los de agua y sedimentos.

Confirmada la utilidad de las branquias, la principal superficie de intercambio con el metal disuelto en el medio, se recurrirá a su análisis en la próxima campaña de monitorización de la contaminación en la costa española. El IEO realiza este control de forma anual por encargo del Gobierno para cumplir la directiva europea. Y el Ministerio de Medio Ambiente firmó en diciembre el contrato de la siguiente, correspondiente a 2018, pero que se retrasará hasta finales de 2019.

"El Oceanográfico de Vigo y el de Murcia realizan este trabajo, iniciado hace décadas, y el mejillón se utiliza como biomonitor. El análisis de sus branquias será un complemento al de los tejidos completos. Recientemente, también se introdujeron especies de peces porque la directiva europea añadió la obligación de evaluar la contaminación de aguas más alejadas de la costa, donde no hay mejillones. Y en Canarias, como tampoco se encuentra este bivalvo, se recurre a las lapas como una alternativa", apunta Sánchez.

Son varios los grupos radicados en Vigo que estudian el mejillón gallego - Mytilus galloprovincialis- desde distintas perspectivas y desde hace muchos años, pero el bivalvo sigue revelando nuevas aplicaciones no solo en la detección de contaminantes, sino también en medicina.

Sánchez continúa dirigiendo desde el IEO la tesis de Laura Emilia Fernández, que aplica técnicas proteómicas para la búsqueda de biomarcadores en el mejillón que alerten de la presencia de ciertas sustancias contaminantes en el medio natural que alteran su equilibrio hormonal y los feminizan.

La experta también ha solicitado financiación al ministerio para un proyecto relacionado con la detección de metales en el medio mediante microalgas. "Para testar hipótesis en el laboratorio te permiten hacer experimentos miniaturizados frente a los que utilizan mejillón, que necesitan litros de agua. Facilitan una forma de trabajo más rápida", destaca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes