20 de enero de 2019
20.01.2019

La música clásica busca nuevos aplausos

Agrupaciones y orquestas coinciden en la "dificultad"para atraer a público novel y promueven alternativas como reducir el programa, subir su calidad o apostar por los abonos

20.01.2019 | 03:28
Concierto de una agrupación de la Orquesta 430 en los jardines de Castrelos el año pasado. // A. Villar

La irrupción de un nutrido grupo de orquestas al panorama social vigués no fue paralelo al seguimiento. Y es que todavía cuesta llenar los teatros con las programaciones regulares. A excepción de algunas asociaciones, varias agrupaciones apuesta por el valor añadido de un escenario al aire libre o grupos de renombre para su programación; alternativas que realcen su potencial. "En los conciertos de Sinfónica logramos llenar 3/4 partes, pero no avanzamos. Es rarísimo el concierto en el que decimos que no hay entrada. Solo llenamos con grupos conocidos", aseveran.

Más auditorios, más intérpretes, más ciclos, agrupaciones más plurales? Y, aun así, los conciertos de música clásica precisan de una revisión. Así lo aprecian varias orquestas y grupos de la ciudad, que si bien valoran muy positivamente su capacidad de atracción, lamentan no poder decir lo mismo del público nuevo. "Llenar un teatro sin contar con un grupo sumamente conocido es imposible", valora la Sociedad Filarmónica de Vigo.

Su objetivo pasa por derribar el viejo (y falso) mito del elitismo en la música clásica. ¿Cómo lograr esta meta? Son muchas las alternativas propuestas por los directores artísticos o juntas directivas, que anualmente agudizan su ingenio mezclando estilos en un mismo concierto, apostando por espectáculos de mayor nivel o calidad, introducir grupos o solistas reconocidos o fidelizar a su público a través de abonos. "A la gente le gusta la continuidad por ello el año pasado sacamos la primera temporada de abonos, confiamos así atraer más público", confiesan desde la Orquesta Clásica. Su futuro, a expensas de una serie de variables:

| Público . "El público de la Clásica en Vigo es el que hay, se va integrando gente joven pero muy despacio y muy a cuentagotas. Mantener el número de socios es casi milagroso porque es muy complicado", razona Nieves García, secretaria de la Sociedad Filarmónica de Vigo. Su opinión coincide con la Manuel Martínez, hijo del director de la Orquesta Clásica de Vigo, decana de las orquestas en Galicia. "No existe la idea de un público estable; no te da para llenar el teatro García Barbón por ejemplo en una actuación normal. Me estoy encontrando con un panorama bastante deshilachado y eso provoca que muchas ideas no prosperen", señala Martínez. Más optimista en este aspecto se muestra Javier Escobar, director artístico de la Orquesta Vigo 430. "Hemos observado una evolución que creemos todavía no ha culminado; en Vigo hay muchos amantes de la música que desconocen la oferta musical de gran calidad que su propia ciudad ofrece", valora. En el lado totalmente opuesto se encuentra la Asociación Amigos de la Ópera, quien en sus conciertos anuales, logran un gran éxito de público. "En la ópera, desde hace varios años conseguimos llenar todas las representaciones. Apostamos solo por dos o tres actuaciones anuales con un nivel de espectáculo y de calidad de interpretación muy alta, y eso la gente lo valora", aprecia Daniel Diz, su director artístico.

| Abonos. Actualmente entre las cuatro agrupaciones consultadas cuentan con un millar de socios, abonados, mecenas o amigos. Pero un década o dos atrás, la cifra era mucho mayor, especialmente en el caso de la Sociedad Filarmónica de Vigo, si bien reconocen sentirse "satisfechos" con la tendencia actual. "Rondamos los 450-460 abonos. Hace muchos años, 20 o así llegamos a tener 1.000 socios, porque solo nosotros teníamos programación de música clásica. Durante bastante tiempo contamos con 750 y en la última década bajo hasta estancarnos en lo que tenemos. Mientras no bajemos, todo bien", sostiene García. Le sigue Amigos de la Ópera, con cerca de 400 socios. En el caso de la Orquesta Clásica, se estrenó el año pasado con los abonos de temporada y sumó un total de 70. "Lo sacamos por una cuestión de fidelización", esgrime Martínez.

| Cantera. Es la base de cualquier agrupación y en la urbe un ejemplo claro es la Orquesta Vigo 430. "La cantera de la ciudad goza de una gran salud. Lo que ocurre es que todavía seguimos teniendo un déficit de instrumentistas de cuerda completamente formados, cosa que no ocurre con los de viento o percusión. Por ello, sí que nos vemos en la necesidad de traer músicos de fuera, con la paradoja de que esos músicos de gran nivel en muchas ocasiones son gallegos", argumenta Escobar. Nieves García destaca el papel protagonista de los conservatorios de la ciudad ante este relevo. "Los alumnos del conservatorio entran gratis pero vienen a cuentagotas y eso es una pena y de aquí es donde surge la cantera y no solo de músicos, sino también de aficionados. El aprendizaje no solo es saber tocar un instrumento, es también saber escuchar", considera la secretaria.

| Financiación. De ella depende la viabilidad de la agrupaciones, que se amparan en ayudas municipales, mecenazgos, instituciones privadas y la venta de entradas, aunque esta última no siempre es la opción más soluble. "Una ópera son más de 100 personas. Es muy costosa, con la taquilla no amortizamos, puede ser el 50% del coste del espectáculo. Si no estuviéramos subvencionados son podíamos hacerlo", aclara Diz. En el caso de la Vigo 430 sus reclamos para actuaciones en grabaciones o colaboraciones han ido en aumento. "Actualmente realizamos de media unos 20 conciertos al año. Cada vez más nos reclaman más para grabaciones, colaboraciones o para figurar en otras programaciones o festivales". En el caso de la Filarmónica se defienden solo con la aportación de los socios. "Y aún así logramos sacar 23 conciertos anuales", aplaude García.

| Programación "estable". Esta es una de las aspiraciones. Tal y como comenta Manuel Martínez, en la ciudad no existe una programación estándar. "En Vigo partimos de un problema grande que no existe un sector como tal en la ciudad", defiende. Misma opinión merece Escobar. "Nos consta, porque así se ha comentado en la última reunión de la Asociación de Orquestas Españolas, que no es un problema solo de Vigo, sino muy generalizado. De todas formas, hablando en particular de nuestra ciudad, creo que ayudaría mucho poder realizar una programación más estable, con un mínimo de un concierto sinfónico al mes, acompañado por otros de música de cámara y barroca. Eso crearía un hábito y una fidelización del público", valora.

| Acompañamientos. Reinventarse o morir, pero sin perder su esencia. Así lo mantiene Nieves García. "Todos los años intento introducir algo distinto de lo que hacemos habitualmente, que se salga un poco de lo normal. Confiamos por ejemplo en un grupo de Madrid que interpreta las obras de la orquesta el hundimiento del Titánic ", valora. Cambiar la escenografía y trasladar la música a múltiples espacios de la ciudad es el "as bajo la manga" de la Vigo 430 o la Orquesta Clásica. "La música en directo tiene algo especial que no tiene la grabada. Apostamos por conciertos en el centro o en O Castro, eso es jugar con la sorpresa, con despertar los sentidos", matiza Manuel Martínez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Contenido Patrocinado


Cinco claves con las que el yoga integral puede ayudarnos tras el confinamiento

La directora de la escuela Savia Yoga Integral explica cómo recuperar el equilibrio y la paz

FaroEduca