Emprendedores y artistas locales, ilustración, arte, ropa, decoración, talleres y mucha música. Esta es la fórmula del éxito de la Batidora, el nuevo mercadillo que aterriza en la ciudad aprovechando las fechas navideñas y que se caracteriza por apostar por lo "alternativo y sostenible". Esta propuesta abrió sus puertas el jueves y terminará el domingo.

Entre los puestos destacaba el de Mohikane, una marca de gafas de sol que apenas lleva seis meses en el mercado. Sus creadores son Mónica, Chiqui y Stanich y sus productos se diferencian porque utilizan madera y otros materiales empleados en tecnología aeroespacial. "Las gafas son flexibles, recuperan la forma si las doblas y no se rallan. Tenemos monturas muy ligeras, desde 15 gramos", comentaron. Además, colaboran en varias series de televisión y tienen gafas que con un botón aclaran u oscurecen la lente. A pocos metros, estaban en sus stands Ana Freiría, que se dedica a la orfebrería artística y Sara Vigo, que crea moda sostenible con materiales como lana merino, pelo, organza de seda o napa.

Fomentando la moda gallega, estaban los responsables de Aí falaches, con camisetas en las que se podían leer palabras como "morriña" o "amodiño" con sus respectivas definiciones. Para combinar con estas originales prendas estaban a la venta las joyas de Kamazuki, de la viguesa Maribel Presa. "Hago piezas con cuero para chicas jóvenes con conchas o medias lunas. Creo una decena de cada modelo porque busco la exclusividad", dijo, una filosofía que también sigue el pintor mexicano afincado en Vigo Jack Andriano, que tenía expuestas sus obras abstractas, realistas y de acuarela. El toque musical lo aportan los conciertos diarios y hoy es el turno de DJ Tabo y Chata Soul.