02 de diciembre de 2018
02.12.2018

Los oídos perfectos para el desahogo

La ciudad tiene desde mayo un Centro de Escucha integrado por 15 voluntarios que atienden casi una decena de casos de personas con problemas familiares y de salud

02.12.2018 | 02:51

Levantar el teléfono, hacer una llamada y encontrar apoyo al otro lado de la línea. En este simple gesto se traduce el funcionamiento del denominado Centro de Escucha del que dispone Vigo desde mayo. La idea fue cosecha del sacerdote del Álvaro Cunqueiro, Benito Guerreiro y el centro, ubicado en el entorno de Porta do Sol, ayuda a personas con problemas familiares, de duelo o de relaciones sociales.

Actualmente son 15 los voluntarios que prestan su ayuda en la ciudad, entre los que se encuentran psicólogos, maestros o asistentes sociales, que ya han atendido casi una decena de casos. El centro de Vigo, que está dirigido por la Delegación Pastoral Familiar y la de la Salud, y unido a otro centro que hay en Pontevedra, son los dos únicos de este tipo que existen en Galicia. "Ofrecemos atención primaria, gratuita y aconfesional, si el duelo o el problema en cuestión es patológico, desviamos a la persona a un profesional. Es un trato muy sencillo y que necesita de muchos pañuelos, porque cuando uno llora desahoga", comenta Guerreiro. El sacerdote llevaba una década queriendo traer este proyecto a Galicia, ya que la idea original es de Los Camilos, responsables del Centro de Humanización de la Salud de Madrid y de otros 31 centros de escucha repartidos por España y Portugal.

"No somos el teléfono de la esperanza, sino que la persona llama y se le da una primera cita con nuestros voluntarios. En este proyecto el duelo prenatal, el que sufren las mujeres a las que les muere el hijo antes de nacer, es de lo que más he aprendido", comenta, a lo que añade su intención de realizar talleres de duelo en colegios vigueses para "afrontar el tema de la muerte con los niños", al mismo tiempo que el próximo 4 de diciembre llevará una Unidad Móvil de Intervención (UMI) al Cunqueiro y el centro de la ciudad para ayudar a quien lo necesite.

Por su parte, todos los voluntarios del servicio recibieron previamente una formación y se reparten los casos en función de las necesidades de quien necesita ayuda. Una de ellas es María Lucía Bogo, que colabora también con Cáritas desde hace años. "Hay una gran pobreza en el campo psicológico y el espiritual. La experiencia es gratificante, porque ves lo agradecidas que se quedan las personas con solo transmitirles tu interés y regalarles tu tiempo durante la hora que dura cada sesión", reconoce. Bogo fue una de las grandes impulsoras junto con Guerreiro del centro de escucha de Vigo y una de sus grandes motivaciones es la importancia que le da a la denominada comunicación activa. "Oír no es escuchar", apunta.

La soledad

Pilar García ejerce como psicóloga en una ONG, un trabajo que combina con sus tareas de voluntaria en el centro de escucha, atendiendo casos de problemática familiar. "Me gusta mucho el trato con personas, por eso participo en iniciativas como esta. Estamos en la era de la comunicación pero hay gente que está sola o que incluso estando muy bien en muchos aspectos de su vida se encuentra con una dificultad que no es capaz de superar por sí misma y necesita que alguien le oriente", matiza. A pesar de los buenos resultados que hasta ahora está teniendo este servicio en Vigo, García es cautelosa y reconoce que "hay que seguir creciendo y formándose porque no está todo hecho".

Los problemas de índole sanitaria son derivados a María José Rúa, licenciada en psicología y experta en temas de duelo. "Muchas personas que viven una situación problemática no se atreven a dar el paso de buscar ayuda y abrir su intimidad y para eso estamos nosotros.Todas tienen la necesidad de ser escuchadas, de ahí este servicio", explica.

Rosa María Cameselle es otra de las manos principales que consiguieron que Vigo tuviera el centro, un lugar que ella define como "un espacio al que poder acudir de forma anónima y contar tu problema para recibir el apoyo necesario para superar el trance". "Se acompaña el sufrimiento que está pasando una persona, no se trata de llevar a nadie a la idea religiosa pese a que es un servicio que sale de la Iglesia", aclara.

Como Cameselle sostiene, la prioridad del centro de escucha es darle difusión y que cada vez llegue a más personas de la ciudad y su área por el boca a boca, si bien ya proyectan abrir sucursales fuera de Vigo con voluntarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

VIGO 4 COSTADOS


Espíritu navideño

Diversas entidades y colectivos organizan durante estas fiestas actividades de animación y solidarias

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores