16 de noviembre de 2018
16.11.2018

Faurecia ofrece a sus empleados de Vigo trasladarse a Copo por falta de trabajo

La parálisis de los sedanes ahoga todavía más a la factoría de asientos de Valladares, que ya está aplicando un ajuste de 300 días a toda la plantilla

16.11.2018 | 02:48

La planta de asientos de Faurecia en Valladares es una de las principales damnificadas por la parálisis de la fabricación de sedanes de PSA-Vigo. Este centro, con cerca de 400 trabajadores, había perdido el contrato de las furgonetas, que representaban el 60% de su producción, quedándose solo con los asientos de los sedanes (proyecto M3-M4) y los monovolúmenes C4 Picasso (los delanteros), lo que ya obligó a aplicar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) de 300 días para toda la plantilla hasta el 31 de diciembre de 2019. Pero el escenario es peor del previsto, por lo que la empresa ha ofrecido a sus trabajadores la opción de trasladarse durante un año a la fábrica de Copo Ibérica en Mos, participada al 50% por Faurecia, asegurándoles el retorno en iguales condiciones al cabo de ese tiempo.

La oferta es voluntaria, por un plazo de doce meses a partir de enero, y limitada a priori para 40 empleados. La empresa también compensará económicamente a quienes se vayan a Copo Ibérica, que tiene un rango salarial inferior a Faurecia Asientos, para que no pierdan poder adquisitivo (estos cobrarán un salario anual bruto de 15.737 euros más una compensación de 6.500 euros), y garantiza el retorno al cabo de un año con las mismas condiciones -económicas, antigüedad, etc.- que tienen hoy. El modelo es más o menos similar al que utilizó PSA-Vigo con los técnicos que se fueron al Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG), como avanzó FARO.

Copo Ibérica es la principal filial del Grupo Copo, se dedica a la fabricación de espumas para asientos y reposacabezas, principalmente, y está participada al 50% por el grupo francés Faurecia. Hace unos años, en plena reestructuración de la multinacional gallega de componentes, una treintena de trabajadores de Copo también fueron trasladados a la planta de asientos de Valladares, aunque en su caso, de forma definitiva. La oferta ahora de irse a Mos es por la drástica caída de la producción de asientos, que ya obligó a un ERTE de 300 días, desde finales de agosto hasta el 31 de diciembre del próximo año.

Otros traslados hasta 2020

Faurecia Asientos de Galicia (ADG) también había planteado a sus trabajadores traslados a otras plantas de la compañía dentro y fuera de España, hasta 2020, aunque con escaso éxito (solo cuatro encargados aceptaron esa movilidad laboral, según ha podido saber este periódico). El futuro de esta factoría, al igual que el del Sistema 1 de PSA-Vigo, que también está negociando un ERTE por la caída de ventas de los sedanes, es el todocamino V20, del que se espera unos altos volúmenes de producción a partir del bienio 2020-2021.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes