El mal tiempo, esta vez en el Mar del Norte, ha propiciado que el megacrucero Royal Princess atracara ayer en Vigo en una escala que en principio iba a hacer en Bergen. El gran buque, cuyos mandos decidieron navegar rumbo sur desde Hamburgo en lugar de hacerlo por el norte, se dirige a Nueva York en crucero de posicionamiento de dos semanas de duración con 3.474 pasajeros en su mayoría estadounidense y 1.307 tripulantes, según información de Noroeste Shipping.

Su coste de construcción se elevó a 775 millones de euros, arquea 141.000 toneladas brutas y mide de 329 metros de eslora por 44 de manga. Fue amadrinado por la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, en abril de 2013. Zarpó por la tarde con rumbo a Ponta Delgada.