14 de septiembre de 2018
14.09.2018
EL IMPACTO DE LA FACTURA ELÉCTRICA EN LA ECONOMÍA VIGUESA

La rescisión de contratos de la luz se extiende a sectores como la conserva y los frigoríficos

Las comercializadoras rehúyen de las tarifas fijas que emplea la industria olívica por la escalada de precios - Más de cien proveedores de la automoción tienen hasta el 1 de octubre para conseguir un nuevo contrato

14.09.2018 | 02:44
Vista general del polo de astilleros de Vigo, entre Beiramar y Bouzas. // Ricardo Grobas

Las tarifas planas de electricidad que utiliza la industria viguesa en busca de una mayor competitividad se han convertido en especie en extinción. La escalada de precios de la energía en los últimos meses ha llevado a las comercializadoras de electricidad a romper o dejar de negociar acuerdos con un precio fijo por megavatio. Es lo que les ha ocurrido a las 106 fábricas del automóvil representadas por Ceaga (Clúster de Empresas de Automoción de Galicia), a las que Naturgy (la antigua Gas Natural Fenosa) les acaba de rescindir un contrato firmado hace apenas tres meses, como adelantó este diario. Pero el motor es la única industria afectada. Conserveras, frigoríficos y firmas del metal también han sufrido cancelaciones y, en el caso de los astilleros (Hijos de J. Barreras, Freire, MetalShips, Factorías Vulcano, Armón y algunas atarazanas vascas), que también compran en grupo y cuyo último contrato de electricidad venció hace unos meses, ya no han podido volver a negociar un precio fijo.

En el caso de la automoción, esas 106 fábricas (60 en alta tensión y 40 en baja) tienen hasta el próximo 1 de octubre para negociar un nuevo acuerdo tras comunicarles Naturgy la rescisión del último contrato firmado por un año (hasta julio de 2019), ya que de no lograrlo las industrias pasarían a la tarifa de último recurso (TUR), que para los clientes de alta tensión equivale al precio del mercado diario (OMIE) más un 20% de recargo, un coste que se antoja inasumible para un sector tan competitivo como el de las cuatro ruedas. Naturgy, que lleva quince años como proveedor de electricidad de Ceaga, explicó que es incapaz de mantener el precio fijo acordado por la subida de la electricidad, que se está viendo afectada por una tormenta perfecta en la que influye la menor producción de las renovables este año, el encarecimiento de los hidrocarburos y las penalizaciones a las térmicas -que han tenido que elevar su actividad- por las mayores emisiones de CO2.

Este cocktail hace que las comercializadoras, no solo la de Naturgy, sino también otras como Endesa, estén poniendo fin a sus tarifas planas de electricidad. El impacto de esta decisión está golpeando a la industria viguesa en su conjunto, no solo a la automoción. El grueso del naval vigués, por ejemplo, utiliza para la compra de electricidad a la Coordinadora de Aprovisionamientos de Astilleros (Coaproa). "Hace dos años firmamos un contrato con precio fijo, y entonces tuvimos suerte porque era bajo", expuso su director gerente, Diego Barbó. Ya no pudieron renovarlo cuando les tocaba hacerlo, antes de verano. Ahora esta agrupación de interés económico -que integra a Hijos de J. Barreras, Armón, Cardama, Metalships y Freire Shipyard, además de a los vascos Balenciaga, Zamakona o Gondán- se ha pasado al pool mayorista. "Tenemos un contrato abierto, del que podemos salirnos en cualquier momento y estamos tranquilos". Empresarios del naval vigués constataron que la búsqueda de alternativas ha sido "una odisea". "Conocemos muchas empresas a las que las comercializadoras les han dicho hasta luego, haciendo uso de cláusulas de salida, porque estaban perdiendo dinero". La patronal metalúrgica gallega, que también negocia la compra de electricidad para 85 empresas de toda la comunidad -tiene contrato en vigor hasta la próxima primavera-, ya ha convocado a las empresas a una reunión la próxima semana para analizar la situación.

También se han quedado sin el contrato de precio fijo buena parte de las conserveras, como ha confirmado el secretario general de Anfaco, Juan Vieites, que no descarta "presionar" a la administración para rebajar el coste de la electricidad. "Tendremos que ver alternativas porque así no podremos ser competitivos, y nosotros estamos peleando en un mercado global con las asiáticas". En el caso de las firmas de conserva, las de mayor volumen de negocio -y consumo- han optado por "renegociar" los contratos con las mismas comercializadoras para rebajar el importe. El resto se ha pasado directamente al mercado mayorista, más caro.

En el frente marítimo de Vigo al menos dos compañías de logística de frío y otras tantas factorías de procesado de pescado también han sufrido la rescisión de los contratos. En el caso de los frigoríficos el problema ha sido más puntual porque "la mayoría estamos indexados", indicó Javier Orge, presidente de la Asociación Provincial de Empresas Frigoríficas de Pontevedra (Apef).

"Pagamos el precio de la energía que refleja el mercado OMIE. Es un precio que varía cada hora". El colectivo que agrupa a la mayoría de frigoríficos en España, Aldefe, anticipa un "otoño caliente". "Va a haber rescisiones en cadena y acabaremos en el pool, que no es barato. Esperemos que la meteorología ayude a partir de ahora y bajen un poco los precios", explicó un portavoz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

CONSULTORIO DIGITAL


Francisco Rodríguez ha respondido a los lectores

El responsable de Clínica Veterinaria García Barbón ha respondido respondido a las dudas más frecuentes de los internautas sobre sus mascotas. Repasa el consultorio.

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes