Lori Meyers sirvió anoche el segundo plato fuerte indie de la programación de conciertos de Castrelos. Si hace unos días fueron los mexicanos Zoé y los barceloneses Dorian quienes conquistaron el auditorio vigués, ayer Lori Meyers volvió a demostrar que los grupos bien o mal llamados "independientes" pueden atraer multitudes, sobre todo si, como los granadinos, llevan veinte años insertando sus canciones en el inconsciente colectivo.

Ale, Alfredo y Noni hicieron vibrar al siempre variopinto público de Castrelos, que acudió ávido de escuchar himnos como "Emborracharme", "El tiempo pasará" y "Mi realidad" en el que fue el último de los recitales de las fiestas en ser anunciado. Tras el paréntesis indie, pasado mañana volverá lo latino con el concierto de Juanes.