14 de junio de 2018
14.06.2018

El impacto de la huelga en los juzgados: la resolución de casos y las sentencias caen casi un 40%

El largo paro de funcionarios influyó en el aumento de asuntos a la espera de dictamen, que se disparan por encima de los 17.000

14.06.2018 | 02:53

¿Cuál fue el impacto de la huelga de funcionarios que paralizó la ajetreada rutina judicial durante prácticamente tres meses? Desde el 7 de febrero y hasta que a principios de mayo este largo paro cesó los juzgados vigueses vivieron una situación de bloqueo sin precedentes: la tramitación de asuntos se interrumpió en la mayoría de los tribunales, los juicios se suspendían un día tras otro y las resoluciones se amontonaban sin poder notificarse. Ahora, la estadística sobre la actividad durante el primer trimestre de este 2018 elaborada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) describe con cifras la profunda huella que dejó este conflicto laboral. Una de las consecuencias más notorias ha sido el desplome, de hasta un 40%, en la resolución de asuntos. Y la huelga también ha influido en que el número de casos pendientes, esos que se acumulan a la espera de recibir su dictamen, se hayan disparado hasta superar con creces los 17.000. Una cuestión que no es baladí: son 5.400 más de los que había justo un año antes.

La estadística del Poder Judicial se refiere a la actividad durante los tres primeros meses de este ejercicio. En enero hubo normalidad, pero en febrero y marzo la huelga lo condicionó todo. Lo que dicen esos datos oficiales es que en ese período entraron en los juzgados algo más de 10.000 asuntos nuevos, aunque la cifra real se supone superior dada la ralentización que el conflicto provocó en el registro y reparto de las causas. En Vigo, esta problemática se ha centrado en las demandas de materia civil.

Uno de los efectos más notorios de la participación masiva de los funcionarios vigueses en la huelga se percibe en la resolución de asuntos. Aunque los magistrados y los letrados de la Administración de Justicia (secretarios judiciales) siguieron trabajando durante ese largo período, no podían hacerlo al mismo ritmo y la gran mayoría de las resoluciones que emitían no podían notificarse. Concretamente, lo que arrojan las estadísticas del CGPJ es que desde enero a marzo se resolvieron 8.184 asuntos. La cifra parece elevada, pero generalmente lo es mucho más. Y es que en 2017, en las mismas fechas, se dio respuesta a casi 13.500. El desplome provocado por el paro es evidente: de un 39%.

En el análisis concreto de algunas de las resoluciones más frecuentes en el día a día judicial, la tónica es la misma. Si en los tres primeros meses de 2017 se emitieron más de 3.330 sentencias, en el mismo período de este año han sido 2.128, un 36% menos. Los autos judiciales cayeron en un porcentaje similar: se pasó de 5.980 a los algo más de 3.700 de este ejercicio. Y lo hicieron todavía más, un 52%, los decretos: se emitieron 1.678, la mitad de lo que sería habitual.

A la hora de medir la congestión judicial es muy importante otro parámetro: el de los asuntos pendientes, los que aguardan a ser resueltos. A 31 de marzo en los juzgados de Vigo había 17.591 casos en esta situación. Un 44% más que hace un año. Las cifras más abultadas están en la jurisdicción civil, una de las más perjudicadas por la huelga. El paro ha influido en esta pendencia, sin duda, pero no es la única causa: ya a finales de 2017 ya era evidente que se había registrado un aumento de litigios que esperaban su resolución.

¿Y la ejecución de sentencias? Cuando un magistrado dicta una resolución, hay que darle cumplimiento. En un fallo penal, por ejemplo, eso supone garantizar que efectivamente un condenado ingresa en prisión, paga una multa o se le retira el carné de conducir. Al haber menos sentencias, se registraron menos ejecuciones. Pero además se desplomó el número de las resueltas: si entre enero y marzo de 2017 fueron más de 2.600, en este 2018 la cifra se situó por debajo de 1.200. Y esta situación afectó a todas las jurisdicciones: civil, penal, social y en menor medida la de lo contencioso-administrativo.

La situación vivida en los juzgados de Vigo a causa del paro no ha sido excepcional. En mayor o menor medido, todos los tribunales gallegos han resultado afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes