23 de febrero de 2018
23.02.2018

El caos se extiende a la señalización

23.02.2018 | 02:31
Las obras en la A-55 provocan que en la calzada coexistan líneas blancas y amarillas. // Ricardo Grobas

La foto de la derecha muestra los obstáculos con los que se encuentran a diario los conductores que pasan por el peor "punto negro" del país. Límites de velocidad impropios de una autovía, señales tapadas, anuncios luminosos apagados, radares excesivamente sensibles y líneas amarillas y blancas pegadas sobre la calzada que dificultan la correcta colocación de los vehículos. La situación no es puntual, sino que los conductores la llevan sufriendo desde 2015, cuando arrancaron las obras anunciadas por Fomento.

El ministerio, que contrató la reforma en la A-55 para mejorar la seguridad por un valor de 5,98 millones, planteó un plazo de ejecución de 19 meses que finalizó en junio de 2017. Desde Madrid insisten en que el proyecto sigue en marcha y la nueva fecha que maneja el departamento de Íñigo de la Serna para terminar la actuación es septiembre de este año. Hasta entonces, los más de 63.000 turismos diarios que cubren el trayecto tendrán que seguir enfrentándose a unas medidas que dificultan seriamente su circulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes