Ana Isabel Fernández acudió, como desde hace meses lleva haciendo, al hospital de día de Povisa para recibir su tratamiento de quimioterapia. El año pasado fue diagnosticada con cáncer de mama y a pesar de reconocer haber pasado momentos muy malos donde "el miedo no se te va", tiene marcado el optimismo y superación como bandera. "El apoyo de tu gente es fundamental; hay veces que no quieres hablar o te sientes más desprotegida pero entonces vienen tus hijos y tu familia y te levantas", comenta esta vecina de Porriño.

Confía en que este cáncer solo será "un paréntesis" en su vida y anima a todas las mujeres a las perceptivas revisiones. "Se trata de una enfermedad tan física como mental, y cada uno lo lleva a su manera. Cuando lo supe a raíz de una revisión médica, todo era nuevo para mí, yo me desahogaba con los médicos e incluso me compré una perrita. Pero si tengo que dar una recomendación es que todos los años se hagan una revisión, no cuesta nada y es fundamental", narró Ana Isabel Fernández en la que seguro fue una de sus últimas tres sesiones.