Misión cumplida. Peinador acaba de entrar de nuevo en el club de aeropuertos con más de 1 millón de pasajeros al año, algo que ocurrió por última vez en 2010. Según ha podido saber este periódico por fuentes de toda solvencia, el pasado domingo aterrizó en Vigo el viajero que ha permitido a la terminal olívica romper al fin de nuevo esta barrera psicológica. Aunque todas las previsiones señalaban ya que se alcanzaría esta cifra, las cuentas estaban muy ajustadas y no se preveía que se superara hasta al menos mediados de este mes, con lo que todo apunta a que se ha cerrado un muy buen mes de noviembre (sobre 78.000 viajeros, casi 10.000 más que el año pasado). De esta forma, 2017 se cerrará con en torno a 1.065.000 usuarios, lo que lo situará en niveles de 2010, el último en que se alcanzó el millón de pasajeros.

Detrás de este crecimiento que ha permitido al aeropuerto llegar de nuevo a una cifra de siete dígitos hay dos nombres propios: Concello de Vigo y Ryanair. La mayoría de los viajeros que ha ganado el aeropuerto en los últimos dos años son de la low cost irlandesa, con la que el gobierno local mantiene un contrato de promoción turística para volar a Barcelona todos los días del año; y a Milán, Dublín, Edimburgo y Bolonia, de abril a octubre. A cierre de 2017, de los más de 1 millón de pasajeros de Peinador, sobre 210.000 serán de Ryanair.

Y aunque la "bajo coste" irlandesa ha sido la gran bomba de oxígeno que ha permitido al aeropuerto vigués resurgir de las cenizas (en 2013 tocó fondo con solo 678.720 pasajeros) el pulmón del aeropuerto, Madrid, lleva varios años inhalando y exhalando con fuerza. Iberia rondará este año los 350.000 viajeros, mientras que Air Europa, la otra aerolínea que cubre la ruta, quedará próxima a los 250.000. Ambas crecen. Pero además, y como adelantó este periódico, también han aumentado su oferta de plazas y aviones en la presente temporada aeronáutica de invierno. Y precisamente esta mejora explicaría que Peinador haya alcanzado el millón de viajeros antes de lo previsto.

Otra clave que sostiene la buena marcha de Peinador es el vuelo de TAP Express a Lisboa. La aerolínea, que arrancó en 2016 con ocupaciones modestas, comenzó en 2017 a consolidarse con aviones entre el 70% y el 90% de ocupación en función de los meses. A final de año acabará transportando a más de 30.000 viajeros.

No menos importante ha sido el acuerdo a tres años que el Concello mantuvo hasta el pasado verano con Air Nostrum, aerolínea que ahora también subvenciona la Diputación. Si bien es cierto, la cantidad de pasajeros aportados es muy inferior al resto de rutas (con o sin ayuda) si se compara con el número de destinos que tuvo. Las hasta 12 rutas que operó este año apenas sumarán 50.000 viajeros. Una de ellas, Bilbao, está fuera del convenio. Las que tuvieron apoyo fueron Londres, Roma, París, Málaga, Alicante, Sevilla, Menorca, Gran Canaria, Valencia, Ibiza y Mallorca. Su testimonial aportación de viajeros responde a que el acuerdo se firmó para que se operaran solo en las semanas centrales de verano.

También el aumento de vuelos del Imserso, incluso a islas como adelantó este periódico, ha contribuido a que Peinador haya llegado ya al millón de viajeros.