22 de octubre de 2017
22.10.2017

Los ángeles del Camino

La iniciativa del vigués Javier Pitillas se apoya en una treintena de voluntarios que emplean su tiempo libre en salir a rodar con personas con algún tipo de discapacidad

22.10.2017 | 08:05
Conocemos a los gregarios de DisCamino. // Marta Clavero

No todos los héroes vuelan, lanzan telarañas o saltan grandes distancias. Algunos simplemente dan pedaladas sobre la bicicleta. El vigués Javier Pitillas, agente de la Policía Local, inició hace años un proyecto para ayudar a las personas con algún tipo de discapacidad. Lo que nació en 2009 con Gerardo, un muchacho sordo-ciego de Vigo que completó el Camino de Santiago sobre un triciclo tándem, se ha convertido en la forma de vida de muchas de estas personas. Sin embargo, todo esto no sería posible solo con la aportación de Pitillas. Junto a él, una treintena de voluntarios emplean su tiempo libre en salir a entrenar y completar desafíos junto a los deportistas con problemas de movilidad. El DisCamino se sustenta sobre sus piernas y ellos se han transformado en los ángeles de la guarda de más de sesenta deportistas que no podrían conocer otros rincones de Galicia o España sin su colaboración.

Fer, Paula, Pedro, Nuria o Jorge son los nombres de algunos de los voluntarios que cada semana salen cinco días a conocer Vigo y sus alrededores dando pedaladas. Cinco entrenamientos en los que se entrelazan esfuerzo y emoción. "Estos chicos te animan a seguir adelante, y a afrontar los problemas con otra actitud. Muchas personas piensan que somos muy buenos por ayudarles sin valorar todo lo que nos dan. Ellos son nuestra gasolina para dar pedaladas y afrontar la vida", apunta Jorge Pino, un veterano de la bicicleta que siempre que puede se marcha de ruta con Pitillas y el resto de ciclistas. Este verano completaron el Camino de Santiago desde Roncesvalles, donde conocieron a Miguel Indurain. Aunque él no lo recuerda. "Me caí justo en la etapa en la que rodó bastantes kilómetros con nosotros y me quedé inconsciente", señala.

Cada voluntario se inició en el proyecto de una manera diferente. Nuria Troncoso tiene un hijo con una enfermedad degenerativa. Fue él quien la impulso a acudir a DisCamino. "Está encantado y siempre está pendiente de sus entrenamientos. Rodar en bici le ha venido muy bien y yo no puedo ser más feliz", explica esta ama de casa, quien valora todavía más a los voluntarios que no tienen ningún familiar o amigo con algún tipo de discapacidad. "Tienen mucho valor y se merecen un monumento por todo lo que hacen", apostilla.

Uno de ellos es Pedro Macías, que conoció a Pitillas hace casi una década cuando estaba preparando una oposición. El agente le comentó el proyecto y le animó a acudir a casa de uno de los miembros de DisCamino para comprobar de lo que era capaz. "Estuvimos en el garaje de un chico sordo-ciego que era capaz de coger y lanzar una pelota de tenis con gran precisión. Ese afán de superación me cautivó y desde entonces vengo siempre que puedo. No me supone ningún esfuerzo. Al contrario, es un auténtico placer", asegura este mecánico.

Una nueva vida

Isabel González era deportista y estaba en forma. Siempre que podía salía a cualquier rincón del mundo para superarse a sí misma. En 2009 le detectaron una ataxia cerebelosa y desde hace unos años se desplaza en una silla motorizada. Aunque ella vive en Logroño, su hermana Paula es voluntaria en Vigo. "A Isa le ha devuelto la vida ir de ruta con DisCamino y a sus seres queridos también", indica. Ella es traductora y se apoya en su familia para rodar con los que ya son parte fundamental de su día a día. "Mi marido y mis hijos me ayudan para que tenga tiempo y pueda dar pedaladas con los chicos", explica.

Fer Vidal lleva seis años colaborando y ha vivido de cerca el crecimiento del proyecto. "Antes apenas disponíamos de bicicletas y escaseaban los voluntarios y ahora tenemos una flota enorme y si te despistas te quitan el sitio en un entrenamiento. Aquí nunca pierdes el tiempo", comenta este psicólogo.

Son los familiares de los ciclistas con discapacidad los que más agradecen la solidaridad de los voluntarios. "Hacen una labor impagable y siempre con una sonrisa. Han cambiado la vida de muchas personas", apunta Maximiliano Masip, que tiene un hijo con parálisis cerebral. "Mi pequeña renació gracias a la ayuda de Pitillas y de todos los pilotos que vienen aquí. Les debo mucho", relata emocionado Carlos Ramón Pérez.

Al frente de todos ellos emerge la figura de Javier Pitillas, un agente de Policía Local que ya ha recibido la Medalla Castelao y fue nombrado Vigués Distinguido por su labor en DisCamino. Él, sin embargo, solo tiene palabras de agradecimiento para los voluntarios. "Sé lo que cuesta sacar tiempo libre y ellos lo emplean aquí. Son personas increíbles y la base de este proyecto. Son héroes sobre ruedas", apunta el policía.




Javier Pitillas - Policía Local

"Son todos personas increíbles y la base de este proyecto"




Jorge Pino - Jubilado

"Nadie valora todo lo que estos chicos son capaces de darnos"




Nuria Troncoso - Ama de casa

"A mi hijo le ha venido muy bien y yo no puedo ser más feliz"




Pedro Macías - Mecánico

"No me supone ningún tipo de esfuerzo venir. Es un auténtico placer"




Paula González - Traductora

"Mi marido y mis hijos me ayudan para que tenga tiempo libre"




Fer Vidal - Psicólogo

"Antes apenas teníamos bicis y ahora disponemos de una gran flota"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


 

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia



Enlaces recomendados: Premios Cine