Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta de Teis a Lavadores

Ha pasado sin pena ni gloria el aniversario, aunque tal vez sean muy pocos los que lo tengan en la memoria, porque la existencia de Teis como municipio fue efímera. Duró apenas doce meses. Y hace ahora ochenta años, se reincorporaba a Lavadores, de cuyo Ayuntamiento se había desgajado.

La escisión se había producido en plena República y el reagrupamiento acontecía con el nuevo régimen, nacido con la rebelión militar.

El 6 de enero de 1937, los periódicos vigueses publicaban esta nota: "Desde ayer tarde, la inmediata parroquia de Teis, dejó de constituir un Ayuntamiento independiente, volviendo a ser incorporada al de Lavadores. El alcalde de Lavadores, Sr. González Lorenzo, se hizo cargo del archivo y asumió las funciones del cargo de autoridad municipal en la citada zona, que había sido separada de dicho Lavadores hace unos dos años".

La gacetilla exageraba, porque la aventura municipal de Teis no había llegado a los trece meses, ya que se constituyó a finales de diciembre de 1935 y desaparecía el 5 de enero del 37, al interpretar las nuevas autoridades que carecía de sentido.

Se conocen escasos datos de lo que haya hecho el municipio de Teis durante el tiempo en que fue una entidad administrativa independiente. Aunque probablemente no dispusiera de capacidad para afrontar las responsabilidades que le competían, y el vecindario, en lugar de beneficios, padeciera pérdidas. De ahí su reintegración a una entidad superior.

La escisión de Teis, desgajado de Lavadores, no dejaba de ser un anacronismo ya entonces, cuando se reconocía que los agrupamientos urbanos abarataban costes, mejoraban servicios y creaban núcleos de convivencia racionales. En Vigo había pasado con Bouzas. Pero eran tiempos en que predominaban los voluntarismos sobre el sentido común. Y a quienes correspondía decidir, lo toleraban. Era como si alguien que no sabe nadar se arroja al mar, y se le permite por que es adulto y libre de hacerlo, en una falsa interpretación de la libertad.

Aunque no era la primera vez que Teis era territorio independiente. Ya lo había sido en el primer tercio del siglo XIX, junto a otras parroquias como Cabral, y tras unirse al Ayuntamiento de Vigo, entonces cercado de murallas que dificultaban el libre acceso de los vecinos, se había desgajado para integrarse en el de Lavadores, del que quiso independizarse durante la República.

Su Casa Consistorial, hoy desaparecida, ocupaba el número 145 de la calle de Sanjurjo Badía.

A falta de otros testimonios de su gestión, unos vigueses han recuperado un curioso documento, firmado por el alcalde de Teis, en el convulso día siguiente del comienzo de la Guerra Civil. Es un salvoconducto, del que se extrae que Teis era paso obligado para ir de Vigo a Pontevedra, y se deduce que ya habían comenzado los controles para circular libremente por la provincia.

El documento, quizá de los últimos que haya firmado el alcalde de Teís, dice así:

"Registrado el coche turismo de la matrícula de PO 5573 y que conduce a D. Pedro Megía y señora con destino a Pontevedra puede circular por haber resultado dicho registro en las condiciones satisfactorias. Queda lacrado el equipaje". Teis, 19 de julio de 1936. El alcalde, Julio Quirós Estévez.

La firma del regidor la refrenda el sello de la "Alcaldía constitucional de Teis".

Reintegrada a Vigo, junto con el Ayuntamiento de Lavadores, en 1941, Teis es un barrio perfectamente integrado, que en los últimos años ha experimentado una evolución positiva con las obras de humanización, que ha transformado su fisonomía en su arteria principal y en la zona del mercado de abastos, su núcleo cardinal.

Pero no se puede negar que en Teis anida un espíritu inquieto, que de vez en cuando provoca sacudidas, como las acontecidas cuando la instalación de la empacadora y otras reivindicaciones que muestran su ADN diferenciador. Nadie podrá negarle un carácter y una personalidad especial.

Compartir el artículo

stats