El recurso de reposición presentado por la denominada Asociación en Defensa de Vigo obliga a suspender de forma cautelar el inicio de la reforma de la grada de Río, adjudicada por el Concello en diciembre por 5,5 millones de euros. El colectivo está presidido por el exalcalde Carlos González Príncipe y en su junta directiva está la exconcejala del PP Teresa Cendón. Su petición registrada el 3 de noviembre va dirigida a anular el acuerdo de adjudicación en la Junta de Gobierno argumentando que se debe evitar que los fondos públicos "se estén regalando a inversores extranjeros que vengan a adquirir la entidad deportiva", una opción descartada después de que el presidente del Celta, Carlos Mouriño, confirmase esta semana que rechazó la oferta de compra de un holding chino por casi 100 millones.

El gobierno local mantiene sus previsiones y comunicó ayer en una nota que espera que la reforma esté concluida después del verano tal y como estaba proyectado. "Las obras del estadio continuarán porque lo más importante, el presupuesto, ya está aportado por el Concello y la Diputación", subrayaron desde Praza do Rei, que tildan de "falaces" los argumentos de la asociación.

El Concello sostiene que el colectivo "trata de boicotear este proyecto solicitando la paralización y suspensión temporal del procedimiento" ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales. Esperan que resuelva en pocas semanas y que los plazos de la obra no se vean comprometidos. Fuentes municipales aprovechan además para recordar que la Asociación en Defensa de Vigo es "próxima al PP con destacados militantes y personas bien conocidas por Alfonso Rueda".

El gobierno local mantiene "su compromiso total" con la reforma adjudicada a Copasa y que preveía colocar la nueva cubierta durante el parón de Liga de verano. El proyecto prevé además cambiar los asientos, mejorar la accesibilidad y los espacios comunes de la grada.