Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saturación de la Atención Primaria en la ciudad

Nueve de cada diez médicos de familia tienen el cupo cerrado

Están en la misma situación el 57% de los 40 pediatras de los ambulatorios. Siete de los 16 centros de salud tienen las listas de todos sus facultativos de adultos completas y cuatro de ellos tampoco ofrecen plazas para el cambio de niños

Siete de los 16 centros de salud de Vigo tienen las listas completas

Siete de los 16 centros de salud de Vigo tienen las listas completas

De los 242 facultativos que pasan consulta en los dieciséis centros de salud de la ciudad, solo 44 tienen el cupo de pacientes abierto. Es decir, nueve de cada once han alcanzado un límite de pacientes a partir del cual ya no aceptan más de forma directa. Una situación que se agrava en el caso de los médicos de familia, ya que solo el 13% tiene la lista abierta, frente al 43% de los pediatras.

Así, de la plantilla de 202 médicos de adultos, solo 27 tienen disponibilidad. Esta saturación de los facultativos de familia, que se está agravando con el paso de los años, provoca que en siete de los dieciséis centros de salud de Vigo ya no haya ningún cupo abierto para los mayores de 14 años. Son los de Coia, Calle Cuba, Nicolás Peña, Teis, Bolivia, A Doblada y López Mora. Salvo en los dos últimos, también están clausurados para los niños.

Que un centro de salud tenga todos los cupos completos no significa que no vaya a aceptar más usuarios. Se ve obligado a hacerlo con los nuevos pacientes de la zona de la ciudad que tiene asignada -ya sea por nuevo empadronamiento o por nacimiento-. También pueden admitir las peticiones de cualquier ciudadano, incluso de otro concello, desde abril de 2015, en virtud de la famosa ley de garantías sanitarias. Sin embargo, en este caso se requiere la aceptación expresa por parte del facultativo "por cuestiones evidentes de organización", según explica el Sergas.

Haz click para ampliar el gráfico

De este modo, la sobrecarga de pacientes que sufren los médicos de familia limita el derecho de libre elección de facultativo de Primaria en la ciudad de Vigo ya en la teoría. Pero es mayor en la práctica. Los ciudadanos que se acercan a los mostradores de los ambulatorios a solicitar el cambio de centro, en muchas ocasiones, se encuentran con que el personal niega esta opción, ya sea alegando que tienen todos los cupos completos o con el argumento del reparto por domicilio. Otros la aceptan, pero demandan que sea el propio usuario el que aborde a un médico y lo convenza para que lo admita como paciente.

Con estos problemas se están encontrando los usuarios que se quieren cambiar a Povisa y no pertenecen a los siete ambulatorios de la ciudad a los que el Sergas ha restringido este año esta posibilidad. Son los de Coia, Nicolás Peña, López Mora, Rosalía-Beiramar, Pintor Colmeiro, Navia y Coruxo. Los tres primeros, tienen todos sus cupos cerrados.

Los interesados en ejercer el derecho de libre elección de médico de Primaria, que no requiere justificación alguna, pueden tramitarlo a través de la página web del Sergas -para lo que es necesario el certificado digital- o acudir a las dependencias de la Dirección de Atención Primaria, en la séptima planta del edificio que alberga el centro de salud de Rosalía-Beiramar. La Consellería de Sanidade señala que los traslados a ambulatorios con cupos abiertos se hacen efectivos de forma "inmediata", mientras que el resto de solicitudes se resuelven en "menos de un mes".

De media, cada médico de familia del área sanitaria viguesa tiene 1.480 tarjetas asignadas, según los últimos datos facilitados por el Sergas a los profesionales. El reparto no es homogéneo. Por regla general, los doctores de la zona rural suelen tener una carga menor que los de la urbana. De ahí que los sindicatos sospechen que la media en la ciudad supera los 1.500 usuarios. Sin embargo, dependiendo del ambulatorio en el que trabaje, un facultativo puede atender hasta 400 pacientes más que otro.

¿Dónde se pone el límite para cerrar el cupo? Es algo que se desconoce. Manuel González Moreira, portavoz de la junta de personal del área sanitaria en SOS Sanidade Pública, recuerda que el Plan de Mellora de Atención Primaria -firmado en 2007 y que no volvió a actualizarse-, fijaba como tope máximo 1.500 tarjetas sanitarias por médico y 1.250 como cifra óptima.

González Moreira, médico de familia en el Nicolás Peña, advierte que "cada vez hay pacientes más mayores, que requieren más consultas". Critica que la Administración, en vez de dotar a los centros de más facultativos, "reorganice los cupos sin crecer".

La Dirección del área sanitaria inició a principios de año un estudio para equilibrar las cargas de las plantillas de los centros de salud y solucionar la saturación. Entre otras cuestiones, se planteaba abrir por la tarde el ambulatorio de Navia, en el que hay facultativos con hasta 1.900 usuarios a su cargo. Sin embargo, ni profesionales ni sindicatos han vuelto a tener más noticias sobre estas medidas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats