Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos empresas de Vigo, dispuestas a ocupar las naves vacías de Beiramar y Jacinto Benavente

La primera oferta es la única presentada al concurso para hacerse con la antigua concesión de Frigoríficos Berbés -La segunda, aún por formalizar, afecta al inmueble desalojado por Pescapuerta

Frigorífico "en perfecto estado" | La vieja nave de Pescapuerta, de 2.174 m2, está en excelentes condiciones. Pero no ha trascendido si la firma interesada en este espacio de Jacinto Benavente lo quiere para almacenar pesca congelada.

A la segunda podría ser la vencida. En el primer intento por buscar inquilinos para las naves abandonadas de Beiramar, la Autoridad Portuaria fracasó. El concurso de la concesión que había desalojado la armadora Pescapuerta en la trasera de este vial, la calle Jacinto Benavente, quedó desierto. Un varapalo que generó la sensación en el Puerto de que el plan de devolver la floreciente actividad que registró antaño este ámbito ribereño parecía poco menos que una quimera. En cambio, ahora el optimismo vuelve a la institución portuaria después de que el plazo de presentación de ofertas para hacerse con el inmueble de la desaparecida Frigoríficos Berbés (Fribesa) se cerrase con una propuesta entregada. Sólo una y sin ninguna vinculación con la pesca, pero de suficiente solvencia como para que sea debatida en el Consejo de Administración de este viernes. Y casualmente, en paralelo otra firma viguesa se ha dirigido a Praza da Estela exponiéndole su interés por las instalaciones de Jacinto Benavente.

"Ojalá estemos ante el despertar de la avenida Beiramar", expresaba ayer el presidente del Puerto, Enrique López Veiga. Sin ocultar su deseo de que la oferta para Frigoríficos Berbés prospere, no quiso revelar muchos detalles. Sí confirmó que parte de una empresa "conocida en la ciudad" y que "no sería para actividades relacionadas con la pesca".

Según pudo saber este periódico, la propuesta encajaría dentro de lo admitido por la Delimitación de Espacio y Usos Portuarios (Deup) que contempla en esta zona el desarrollo de dos tipos de actividades: "de industria frigorífica y complementarias de la misma", y "de vinculación con la interacción puerto-ciudad".

A esta última modalidad se acogería el proyecto presentado al Puerto. Según el pliego del concurso cuyo plazo para presentar ofertas expiró el pasado 13 de septiembre, el adjudicatario obtendría una concesión de 40 años prorrogable a 10 más. Este plazo concesional supone un aumento considerable respecto al que figuraba en el fallido concurso de la planta frigorífica a la que renunció Pescapuerta, y según las citadas fuentes, aquí residiría el motivo principal de que esta vez al menos una empresa se postule para invertir en la nave de la extinta Fribesa, de 3.330 m2. Sobre todo teniendo en cuenta que deberá correr con la inversión para rehacer la maltrecha estructura de la edificación, destruida por los sucesivos incendios, visibles desde la calle Severo Ochoa.

La propuesta para ocupar la nave de Jacinto Benavente todavía no ha sido formalizada. Sin embargo, sus promotores avanzaron a Praza da Estrela su disposición a optar a la vieja concesión de Pescapuerta. Al contrario que el inmueble de Fribesa, la que desalojó la emblemática armadora, de 2.174 m2, "está en perfecto estado", subrayan desde el Puerto, que espera a que la empresa interesada presente el anteproyecto para aprobarla, si reúne las condiciones, en los próximos Consejos de Administración.

Frigalsa inaugura en octubre

El interés por estas dos naves de Beiramar coincide en el tiempo con la conclusión de las obras de la planta de túnidos de Frigalsa sobre el viejo frigorífico de Freiremar. Situada a escasos metros y en la misma avenida, la inauguración está prevista para primeros del próximo octubre.

Subasta por 35.000 euros de un "narcovelero" atracado en A Laxe

  • La Autoridad Portuaria reactiva la subasta de barcos en ruinas por abandono de sus propietarios o bien por la demora en la resolución de los procesos judiciales vinculados a operaciones contra el narcotráfico. Buques así ocupan metros de atraque que no abundan en los muelles vigueses al tiempo que afean el paisaje portuario en zonas muy concurridas por turistas o cruceristas como las inmediaciones de A Laxe.Aquí languidece desde agosto de 2015 el Silver Back. Este velero -de unos 10 metros de eslora y bandera española- fue abordado por los GEO de la Policía Nacional cuando navegaba al noroeste de las Islas Azores rumbo Galicia. Según explicaron a pie de muelle los responsables de la Udyco, pertenecía a una organización de narcotransportistas gallegos que gracias a esta operación acabó desmantelada tras 19 detenciones en Pontevedra, Almería, Córdoba y Badajoz.En virtud del convenio de colaboración con el Ministerio de Justicia para evitar que buques intervenidos en esta clase de operaciones se eternicen en los puertos, el Consejo de Puerto aprobará este viernes los pliegos de condiciones para proceder a la subasta del Silver Back. Según fuentes portuarios, el precio de salida de la puja partirá de los 35.000 euros.El Puerto se propone que a la subasta de este narcovelero le suceda pronto en el tiempo la del que está amarrado a su proa, aunque la tramitación de estos expedientes no discurre con mucha celeridad. Además hay barcos que llevan años dejados a su suerte en muelles como el de Bouzas, por ejemplo, y hasta ahora fallaron los intentos por encontrarle un dueño. Es el caso del arrastrero Favaios. De 34 metros de eslora por 7 de manga, la primera subasta se anunció por 90.000 euros y acabó desierta. Ahora el Puerto volverá a convocar una puja por este barco rebajando el precio de salida a 67.500 euros.

Veiga, sobre el "tapón" en el PIF: "Es para correr a gorrazos a algunos funcionarios"

  • Una semana después de que los empresarios denunciaran el último "despropósito" de Sanidad Exterior al bloquear el despacho en el Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) de nueve contenedores con langostino argentino porque la tinta de los certificados de este país resulta "ilegible", el malestar de los empresarios no es que siga igual sino que aumenta cada día. El presidente de la Cooperativa de Armadores, Javier Touza, uno de los primeros en denunciar públicamente el "tapón" burocrático en el PIF, y que generaba, según estimaciones de su colectivo, el desvío a la terminal de Leixões de unas 50.000 toneladas al año solo de pescado congelado, se ratificó ayer en su queja y en declaraciones a Radio Vigo reiteró su exigencia de una "mayor cooperación administrativa" para frenar la "sangría" de tráficos que provoca esta situación.El presidente del Puerto, Enrique López Veiga, fue más allá. Desde Dublín, donde asiste al EU Atlantic Strategy, un certamen auspiciado por la Comisión Europea sobre proyectos para relanzar la economía marítima, declaró a la mencionada emisora que lo que está ocurriendo en el PIF "no es comprensible". La atribuyó a "un excesivo rigor, comportamientos personales extraños que están haciendo daño a las empresas de Vigo". En consecuencia, el dirigente portuario aseguró que "muchas empresas" acabaron escaldadas por lo que hace tiempo que decidieron introducir sus mercancías a través de la terminal portuguesa.Además del bloqueo de los contenedores de langostino por la tinta endeble de los documentos oficiales expedidos por las autoridades argentinas, Veiga sugirió trabas de parecida índoles a la entrada de fruta en Guixar. Por actitudes así , "es para correr a gorrazos a algunos funcionarios", espetó.

Compartir el artículo

stats