Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las denuncias por maltrato crecen en Vigo al registrar el juzgado más de 1.120 en un año

La mayoría de casos los denunciaron las víctimas y solo un 1% llegaron a la sala tras dar la alerta los familiares - La juez concedió siete de cada diez órdenes de protección solicitadas

La problemática de la violencia de género se encuentra en un momento álgido en Vigo. El juzgado especializado registró en 2015 más de 1.120 denuncias, casi un 10% más que en 2014, lo que mantiene al partido judicial vigués entre los 15 españoles, de un total de 431, con un mayor número de litigios. La ciudad, que el pasado ejercicio vivió un año negro con tres crímenes por violencia machista y otros casos graves que llevaron al tribunal a solicitar un refuerzo que le fue denegado, asumió la mitad de denuncias que hubo en la provincia pontevedresa, que fueron 2.245, y el 20% de las 5.210 de toda Galicia.

Los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) arrojan que durante 2015 la sala especializada viguesa registró 1.488 expedientes nuevos entre asuntos penales -1.265- y civiles -223-. Con 1.277 casos resueltos a lo largo de ese pasado ejercicio, prácticamente otros 600 quedaron pendientes de respuesta para este 2016.

Ya en el análisis concreto de los delitos la memoria indica que ascendieron a 1.129. Los más graves fueron los tres homicidios -uno abocado al archivo ya que el agresor se suicidó-, aunque también hubo más de una decena de casos de presuntos delitos sexuales. Los ilícitos más frecuentes son, sin embargo, los de lesiones y malos tratos, que sumaron casi un millar, destacando también el prácticamente centenar de maltratadores que delinquieron al quebrantar el alejamiento u otras medidas que se les impusieron de forma cautelar durante la investigación o bien tras una condena. Y a todos estos delitos hay que sumar otros 40 expedientes menos graves tramitados como faltas, principalmente casos de mujeres que supuestamente sufrieron injurias o vejaciones.

Haz click para ampliar el gráfico

Con este balance, Vigo se perpetúa como el partido judicial gallego con más denuncias, por encima de las 905 de A Coruña, la otra urbe que cuenta en la comunidad con un juzgado especializado en violencia machista. En el conjunto de demarcaciones españolas, la viguesa está en el puesto 14, solo superada por Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga, Palma, Granada, Murcia, Zaragoza, Las Palmas, Alicante, Valladolid y Arona. Un dato significativo de estas denuncias fue que la gran mayoría -864, casi el 80%- fueron presentadas por las víctimas, bien en el juzgado o más frecuentemente a través del atestado policial. Otros casos -253, un 22%- llegaron al tribunal a través de partes de lesiones enviados por centros sanitarios y únicamente hubo 12 supuestos en los que quienes dieron la alerta fueron familiares. No hubo ninguna denuncia a iniciativa de terceros como amigos o vecinos de las perjudicadas.

"Mayor implicación"

En el contexto del drama que supone la violencia machista, la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, valora como "positivos" los datos estadísticos a nivel nacional. "Reflejan una realidad de mayor sensibilidad y concienciación", dice. "El incremento de denuncias y de solicitudes de órdenes de protección evidencia que la mujer víctima ya no se resigna al silencio de otras épocas y decide poner los hechos en conocimiento de las instituciones del Estado", destaca entre las "tendencias positivas" que observa. Vigo fue una de las ciudades donde crecieron los casos. Pero "falta mucho camino por recorrer aún". Y aquí Carmona destaca un escenario que se observa también en la urbe olívica. "Echo de menos una mayor implicación de familiares y amigos a la hora de denunciar casos de violencia machista", señala. También le preocupa el "repunte, aunque sea ligero, de los menores enjuiciados por violencia de género".

Igual que las denuncias, en Vigo también crecieron, aunque más débilmente, las solicitudes de medidas de protección, la gran mayoría órdenes de alejamiento y prohibición de comunicación por cualquier medio con la víctima: teléfono, redes sociales... Así, en 2015 hubo 274 peticiones, de las cuales casi el 70%, un total de 189, fueron concedidas.

Y lo que un año más ratifican las estadísticas es que un gran número de casos acaban archivados. El pasado año ocurrió con el 68% de los asuntos. La falta de pruebas o la decisión de la víctima de retractarse de su denuncia inicial -cuando muchas veces su testimonio es el único o al menos el indicio fundamental contra el presunto maltratador- son algunas de las causas que explican esta situación.

Compartir el artículo

stats