Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece José Canosa a punto de cumplir 106 años

"O Mariñeiro" estaba empadronado en Vigo y era natural de Aldán

José Canosa, con su hijo Manuel y su nuera y otros residentes en la Residencia de Santa Marta. // M.G.B.

José Canosa, con su hijo Manuel y su nuera y otros residentes en la Residencia de Santa Marta. // M.G.B.

José Canosa Vidal, alias "O Mariñeiro", estaba empadronado en Vigo desde hacía tiempo. Vivía en la Residencia de Santa Marta, donde el pasado año celebró, en compañía de su familia, 105 años de edad, lo que le convertía en el abuelo de la ciudad que le acogió en la última etapa de su vida y también en la persona de más edad de O Morrazo. Su familia recordaba ayer que el día 20 de enero cumpliría los 106 años. Quién sabe si tuvo aliento suficiente para en el último momento enunciar su expresión favorita: "¡Me cago en Sevilla!".

Como podía ser que el destino le hiciera esta faena, morir el día de Reyes, con tantos nietos (14) y biznietos (15) como tenía y a punto de cumplir los 106. Él no hubiese querido esa fatal coincidencia. Era un hombre que no pedía otra cosa que poder vivir un poco más.

Hoy lo entierran a las 17.00 horas en el cementerio de Aldán y desde ayer su cadáver está depositado en el tanatorio de Cangas, ese municipio en el que vivió y trabajó la mayor parte de su larga vida.

El pasado año aún recordaba el incendio de su casa familiar, en Aldán, en el que salvó de morir a su madre y en el que resultó herido, con quemaduras en los brazos.

Repartía parte de la pesca de la sardina a las familias necesitadas de O Hío y Aldán y se murió convencido de que el secreto de vivir mucho era una dieta donde abundara este producto del mar. Desde muy joven se dedicó a la pesca de la sardina en un barco del armador Lolo, donde llevaba también las cuentas. En Aldán es uno de los personajes más conocidos de la parroquia. Le recuerdan repartiendo sardina y también jugando a la brisca en la Taberna de Eustaquio. Fue capellán en la Guerra Civil, de la que no hablaba demasiado.

Hacía cuatro años que vivía en la Residencia Santa Marta, en Vigo. Ingresó de forma provisional cuando el marido de su hija, con la que vivía en la ciudad olívica enfermó por una dolencia que no pudo superar. José se adaptó bien a esa vida y todos los días recibía la visita de familiares y también de amigos.

José Canosa tenía tanta edad que tuvo la oportunidad de "conocer" a los dos Pablo Iglesias que revolucionaron la vida política de España: al fundador del PSOE y al de Podemos. Y supo de ellos a través de FARO DE VIGO. Los continuos achaques y la pérdida progresiva de la memoria le hacían difícil ya acordarse de muchas cosas vividas. Fue un hombre apasionado por la vida, estuvo casado con Manuela Vidal Herbello, que murió hace 18 años, con la que tuvo cinco hijos.

Compartir el artículo

stats