El delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, culpó ayer al gobierno local de que las escuelas infantiles de Navia y Mestres Goldar, para niños de 0 a 3 años, estén todavía cerradas. "Es por la exclusiva responsabilidad del gobierno municipal. No cumplen la normativa legal y de seguridad y no se corrigieron las deficiencias requeridas", asegura el responsable autonómico.

Sobre la obra de Mestres Goldar, la Xunta afirma que, tras emitir informe favorable a principios de septiembre, la visita de comprobación de las instalaciones desveló "graves deficiencias" arquitectónicas. "La sorpresa fue que la obra no se ajustaba al proyecto. Después de muchas correcciones el proyecto se ajustaba a la ley, pero la obra no", denuncia López-Chaves.

El delegado autonómico acusa además al alcalde de "faltar a la verdad" por culpar a la Xunta de este retraso. "No se corrigieron los graves defectos legales y de seguridad", insiste.

Sobre la escuela infantil de Navia, el delegado de la Xunta, explica que ahora mismo el informe es desfavorable por las "deficiencias encontradas como, por ejemplo, estancias sin iluminación y ventilación exterior directa, como exige la normativa".