Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vaticinan un colapso si la protesta se extiende

La huelga parcial de examinadores en Vigo deja ya sin carné de conducir a 227 alumnos

Los 11 examinadores de la DGT en Vigo cumplen tres semanas en huelga parcial - Vaticinan un "colapso" si el conflicto se extiende todo este mes e instan a los afectados a reclamar

La huelga de los examinadores de la delegación viguesa de la Dirección General de Tráfico (DGT) cumple hoy su tercera semana con una lista de 227 aspirantes pendientes de superar las pruebas para obtener el carné de conducir. Ante la imposibilidad de examinar a todos los alumnos convocados antes del mediodía -cuando comienza el paro, que se prolonga hasta las 15.00 horas,- cada día aumenta más la bolsa de afectados al sumarse a los nuevos los que llevan esperando desde la semana anterior. Esta situación está provocando un "serio trastorno" , como reconocen en las autoescuelas. Sobre todo, razonan, a quienes contaban con disponer del permiso en estas fechas o que deben ausentarse de sus obligaciones personales o laborales para ir a un examen que no llegó a celebrarse porque cuando les tocaba el turno pasaban unos minutos de las doce.

En las escuelas de conducción de Vigo y su área temen sufrir un "colapso" en su actividad por la acumulación de un excesivo número de alumnos pendientes de examinarse, lo que ya genera esta huelga nacional en ciudades como Valencia. "De momento vamos apañándonos porque sabemos que los afectados de esta semana podrán examinarse, casi con toda probabilidad, la próxima. Otra cosa sería si se extiende la huelga mucho tiempo más", argumenta el presidente de las autoescuelas de la provincia, Anxo López Bastos. Por ejemplo, de continuar la huelga un mes más resultaría "muy complicado" que todos los aspirantes pudieran pasar la prueba "cuando todavía arrastramos gente matriculada en verano".

Por el distanciamiento que mantienen los sindicatos con la dirección de la DGT nada indica que el conflicto vaya a resolverse en los próximos días. Más bien al contrario. Desde el inicio de la huelga el pasado 14 de septiembre ambas partes solo mantuvieron una reunión en Madrid, y fue tan corta como infructuosa. Los examinadores reclaman una reducción en la carga de trabajo. Alegan que de media diaria -antes de comenzar con los paros-, los 11 trabajadores del centro de Tráfico en Vigo examinaban en total a unos 65 alumnos, un número demasiado alto para garantizar una prueba "de calidad". Además exigen el cobro del complemento específico comprometido en 2008 y garantías de que se mantendrá el carácter público del servicio que prestan para evitar futuras privatizaciones. A estas tres suman otra petición que tiene como objetivo acabar con las reacciones violentas que se producen al término de la prueba, y que pasaría por aplazar la comunicación del resultado del examen al día siguiente en lugar de hacerlo en el acto.

Vanesa Fernández, representante en la provincia de Pontevedra y delegada autonómica de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), prefiere pensar que la DGT reaccionará más pronto que tarde y se siente a negociar, aunque de momento ve la situación "enquistada". No se atreve a hacer previsiones sobre la duración del paro, pero de prolongarse hasta noviembre, dada la cercanía de las Navidades, cuando aumenta la demanda de las autoescuelas protagonizada en su mayoría por universitarios que aprovechan para sacarse el carné, la portavoz de Asextra avanza que los centros de formación de la ciudad tendrán "muchas dificultades".

Conocedora del grave perjuicio que ocasionan los paros en el funcionamiento de las autoescuelas, asegura que si la incidencia todavía no alcanza la gravedad de otras zonas de España se debe a que el volumen de alumnos en Vigo se sitúa en niveles "bajos" y también por la "colaboración de los examinadores". "Las autoescuelas nos apoyan y nosotros hacemos todo lo posible para atender al mayor número de alumnos", explica.

Con todo Fernández recalca que hay consecuencias inevitables de esta huelga cuya solución no está en manos de los examinadores. Estos días han visto cómo muchos aspirantes se han vuelto para casa sin pasar la prueba cuando, por ejemplo, habían pedido el día en el trabajo expresamente por el examen. "A todos los afectados les animamos a que presenten reclamaciones en la delegación de la DGT en Vigo. Tienen todo el derecho", apunta la portavoz de los huelguistas.

700 en España

El seguimiento de la huelga, convocada por los sindicatos CSIF y USO, "está siendo muy alto en la mayor parte de España", principalmente en Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia, según datos ofrecidos esta semana por los portavoces sindicales. En Vigo toda la plantilla al completo secunda los paros, lo que no sucede en el centro examinador de Pontevedra, donde reina la normalidad. En España hay más de 700 examinadores, todos pertenecientes a la plantilla de funcionarios de la DGT. Su jornada laboral arranca a las 8.00 horas y hasta las tres de la tarde, de lunes a viernes.

Claves

  • Alcance: La convocatoria de huelga de examinadores de la DGT comenzó el 14 de septiembre. Paran todos los días tres horas. En Vigo hay 11 funcionarios con esta función.
  • Demandas: Piden reducir las horas de examen, cobrar un complemento específico y comunicar el resultado del examen al día siguiente para evitar reacciones violentas.

Compartir el artículo

stats