Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aerolínea irlandesa, única candidata en el concurso municipal

Ryanair apuesta por los vuelos a Barcelona y Europa desde Vigo

La "low cost" presenta una oferta al concurso del Concello mientras las aerolíneas con presencia en Peinador se abstienen. El contrato, de 4,92 millones, exige operar al menos cuatro nuevas rutas europeas hasta 2018

La "low cost" irlandesa, imán desde el norte y el sur  |  Ryanair vuela en la actualidad desde los dos aeropuertos más próximos a Vigo: el de Lavacolla, en Santiago -desde donde opera a destinos de España, Alemania, Italia y Reino Unido-; y en Sá Carneiro, en Oporto -donde la firma tiene un amplio abanico de vuelos a Alemania, Bélgica, España, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal y Reino Unido-. Desde ambos vuela a Barcelona. La low cost se caracteriza por su agresiva política de precios, con bajas tarifas que atraen a viajeros del entorno e incluso áreas cercanas. Hasta la fecha nunca voló desde Peinador.

La "low cost" irlandesa, imán desde el norte y el sur | Ryanair vuela en la actualidad desde los dos aeropuertos más próximos a Vigo: el de Lavacolla, en Santiago -desde donde opera a destinos de España, Alemania, Italia y Reino Unido-; y en Sá Carneiro, en Oporto -donde la firma tiene un amplio abanico de vuelos a Alemania, Bélgica, España, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal y Reino Unido-. Desde ambos vuela a Barcelona. La low cost se caracteriza por su agresiva política de precios, con bajas tarifas que atraen a viajeros del entorno e incluso áreas cercanas. Hasta la fecha nunca voló desde Peinador.

El concurso lanzado por el Concello para reforzar los vuelos a Barcelona y abrir nuevas rutas con Europa tiene un único aspirante: Ryanair. Según fuentes consultadas por FARO, ayer por la tarde la low cost irlandesa era la única aerolínea que había presentado una oferta y expertos en tráfico aeroportuario descartaban que concurriese alguna otra compañía antes de que finalizase el plazo, la pasada medianoche. Volotea y Air France ya avanzaron hace varios días que no participarían en el concurso. Las restantes aerolíneas con presencia en Peinador -Air Europa, Vueling, Iberia Express y Air Nostrum- confirmaron a este periódico que tampoco lo harían. El Concello convocó el contrato con un presupuesto de 4,92 millones. Ahora debe examinar la propuesta de la low cost y decidir si se ajusta o no a los requisitos que marcó en las bases.

El concurso de rutas de Praza do Rei busca fortalecer la conexión con Barcelona, que ahora opera en exclusiva Vueling; y ampliar la oferta a Europa con al menos cuatro nuevos vuelos hasta 2018. En concreto, el pliego plantea rutas internacionales con el mercado centroeuropeo -Berlín, Basilea, Bratislava, Budapest, Colonia-Bonn, Dusseldorf, Hamburgo, Stuttgart, Varsovia y Viena-; el británico e irlandés -Edimburgo, Glasgow y Dublín-; el nórdico -Copenhague, Estocolmo y Oslo- y el italiano -Milán, Pisa, Bolonia, Génova, Palermo y Turín-. En el caso del aeropuerto catalán, las bases exigen operar "nuevas frecuencias, operadas de forma complementaria o superior" a la programación de 2015.

La fecha prevista para la entrada en vigor del contrato es diciembre de 2015. El pliego técnico establece que en 2016 deben abrirse al menos dos rutas, que se operarán entre 2016 y 2018 con un mínimo de 24 semanas por año y dos frecuencias semanales. En 2017 la compañía debe arrancar al menos otras dos rutas con las mismas condiciones -operar 24 semanas con al menos dos frecuencias de ida y vuelta-. El mínimo de plazas de media anual es de 13.000 asientos. Las condiciones del servicio a El Prat son diferentes. La aerolínea está obligada a operarla de forma anual -52 semanas- durante 2016, 2017 y 2018, con lo que tendría que reforzar el vuelo con Barcelona ya en enero de 2016. El mínimo de frecuencias semanales es en este caso de seis. Las plazas de media anual deben superar las 45.000.

Promoción turística

El concurso del Concello busca promocionar el turismo en la ciudad. Con ese objetivo el contrato exige a la aerolínea seleccionada que realice labores concretas, como incluir reportajes sobre Vigo en sus revistas de abordo; añadir imágenes promocionales de la ciudad en al menos media decena de aviones; publicitar el destino en su página web, enviar newsletters on-line con el mismo objetivo, realizar acciones comerciales... El Concello ya alcanzó un acuerdo similar el año pasado con Air Nostrum, que logró la mejor puntuación en un concurso al que también concurrieron Volotea e Iberia Express.

El alcalde, Abel Caballero, resaltaba ayer la importancia del concurso. "El proceso marcha. Estamos recuperando el aeropuerto y se demuestra una cosa muy importante: cuando hay aviones desde Vigo la gente los usa. También le quiero decir a la ciudad que necesitamos diez años. Oporto tardó quince años en hacerse y Santiago tardó diez años. Santiago y Oporto se hicieron con ayudas de la Xunta, en el primer caso; y del Gobierno de Portugal, en el segundo. Nosotros lo tenemos que hacer con nuestros propios recursos y los medimos al céntimo", explicó el regidor en una entrevista en Radio Vigo: "Tenemos el dinero, pero yo le sigo diciendo a la Xunta que nos debe los atrasos y los pagos que le hizo a los aeropuertos de Santiago y A Coruña aún este año".

De aterrizar finalmente en Peinador -antes debe examinarse su propuesta-, Ryanair fortalecería los vuelos a Barcelona y la oferta internacional. La firma irlandesa, que ya opera desde hace años en Lavacolla o el aeropuerto de Sá Carneiro, se caracteriza por sus bajos precios y su capacidad para atraer demanda de viajeros. Su puesta en marcha de la ruta a Madrid desde Santiago, por ejemplo, en 2008 -con ayuda de la Xunta entre los años 2005 y 2013- atrajo a pasajeros de otras áreas, como la olívica, hasta distorsionar el mercado.

Las nuevas frecuencias de la ruta a Barcelona buscan reforzar un enlace clave que ha sufrido un serio descenso de pasajeros en los últimos años. Según los datos que maneja el Concello y que figuran en el propio pliego técnico del concurso, a lo largo de los últimos siete años la ruta Vigo-Barcelona sufrió un descenso de pasajeros del 50%, lo que significa la pérdida de más de 114.000 viajeros. De las cinco frecuencias diarias de las que llegó a disponer el enlace se pasó, en la actualidad, a una sola a lo largo de varios meses al año. Los técnicos municipales alertan de que esa merma en la conectividad "lastra" el desarrollo de la ciudad a nivel económico y también turístico. Los expertos relacionan incluso la caída de pernoctaciones en los hoteles en los últimos años con la pérdida de conexiones.

Compartir el artículo

stats