Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atraque billonario a la espera del "patrón" mexicano

Llega a Vigo el "Mayan Queen IV", el megayate de la tercera fortuna de México, Alberto Baillères

Alberto Baillères. // FdV

Alberto Baillères. // FdV

"Tendría que tocarte un Euromillón de los gordos para comprar un bicho como ése". Con esta expresión aireaba ayer un operario de Marina Davila su admiración por la imponente estructura del megayate que arribó en torno a las dos de la tarde a esta marina de Bouzas. Pero por muy importante que fuera el importe de ese hipotético premio tampoco daría para adquirir el Mayan Queen IV. El valor de este buque supera, según medios especializados, los 170 millones de euros. Una fortuna imposible de reunir para el común de los mortales, salvo para quienes atesoran cerca de nueve billones de dólares. Como el propietario de este imponente hotel flotante, Alberto Baillères González, el tercer hombre más rico de México, así posicionado en la última lista Forbes.

Con sus 94 metros de eslora por 17 de manga , el barco de Baillères se convierte en el segundo más grande que visita Vigo. Como todos los de su clase, el Mayan Queen IV dispone en sus cuatro cubiertas de todo el lujo en confort y servicios que cualquier hombre puede soñar. Pero su interior es un escenario que el dueño de Fresnillo, la mayor mina de plata del mundo, reserva para la estricta intimidad de su familia y la de sus amigos. Con parte de ellos será con quienes conozca las Rías Baixas en los próximos días, cuando se espera que aterrice en Peinador a bordo de su jet privado junto a su inseparable mujer, Teresa Gual.

Por esta razón la presencia del buque de Baillères adquiere una mayor significación que la protagonizada por otros de mayor porte en esta dársena viguesa, cuyas escalas siempre fueron motivadas por circunstancias involuntarias, como mal tiempo, averías o para repostar. El magnate azteca, conocido en su país por dirigir un conglomerado de empresas bautizado como Grupo Bal, ha elegido pasar buena parte de este agosto navegando por aguas gallegas. Quiere conocer los enclaves más bellos de esta costa, como Cíes, la Ría de Aldán o la de Arousa. Y hasta puede que también haga alguna excursión por tierra. Por ejemplo, a Pontevedra, donde en breve se celebrará una fiesta que además de su pasión forma parte de los numerosos negocios que regenta: los toros.

Su familia ya poseía reses bravas desde antes de que naciera hace 83 años en Guanajato. Lleva toda su vida involucrado en el mundo de los toros, pero recientemente creó una sociedad que gestiona las principales plazas de su país, así como las de Francia y también de España, entre ellas, la madrileña de Las Ventas. A los Domecq le compró una ganadería Zalduendo y a "El Litri" una finca en Cáceres. A esto se suma el hecho de que desde hace un año ostenta la exclusiva mundial de los contratos del torero Morante de la Puebla, quien precisamente figura entre las "estrellas" del cartel de este año de las fiestas de la Peregrina.

Para que todo esté a punto y puedan zarpar en cuanto llegue su patrón, los treinta tripulantes del Mayan Queen IV se afanan desde ayer en preparar los detalles de las rutas y lo que puedan necesitar durante estas o las excursiones en tierra. Aun estando atracados, y pese a llevar varios días navegando -salieron de Palma de Mallorca y antes pararon en Gibraltar para llenar el tanque de combustible- a bordo nunca cesa la actividad en este tipo de barcos, donde sus propietarios se mueven por todo el mundo en avión particular. Así que Alberto Baillères podría aparecer en cualquier momento subiendo la pasarela de su megayate. Solo su capitán está informado del día que llega. Porque cuando eso ocurra quiere pasar desapercibido, fiel a su máxima: la discreción.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats