Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera entrevista a la nueva presidenta de la Diputación de Pontevedra

Carmela Silva Rego: "A Vigo se la maltrató y ahora recibirá lo que le corresponde"

"Escucharé a los alcaldes y pondremos los recursos atendiendo a sus necesidades, sin repartir dinero al libre albedrío", asegura la presidenta provincial

GALERÍA | Carmela Silva toma el bastón de mando de la Diputación de Pontevedra//Rafa Vázquez

Carmela Silva emprende otra etapa de su ya dilatada carrera política, y haciendo historia al convertirse en la primera mujer que preside la Diputación. Dejará el Congreso la tercera semana de agosto para volcarse en su nuevo cargo. Silva y el bipartito PSOE-BNG que dirige ahora la institución provincial quieren dar un vuelco al modo de funcionamiento, erradicando "las políticas clientelares y de subvención directa", explica en su primera entrevista tras la investidura. Cede todo el protagonismo a los concellos, poniéndose "a su disposición y de igual a igual". "Un presidente no puede ejercer de virrey repartiendo dinero a su libre albedrío", reprueba. Ha observado prisas de Rafael Louzán por ejecutar fondos antes de su marcha y anuncia que lo revisará todo, aunque subraya que no se centrará en "manchar" la vida política, sino en gestionar. Reitera que su predecesor discriminó a Vigo, y afirma que ahora la ciudad recibirá lo que le toca, "ni más ni menos".

-¿En qué se notará el cambio?

-Va a ser total. Hay que hacer que esta sea una institución moderna, adaptada a los tiempos, en la que se rompa con el presidencialismo. La Diputación son los concellos que actúan conjuntamente. Ahora responde al modelo que impuso Louzán, con una actuación basada en la subvención, que genera clientelismo y rebaja la categoría de los ayuntamientos, que son los que tienen que prestar los servicios y la Diputación el acompañante, no estar por encima.

-¿Y cómo se plasma el cambio?

-En un modelo nuevo. Esta es un provincia muy potente económicamente. Tenemos tres puertos de interés general, sectores punteros como el naval, granito, textil, el agrario, el turismo, una universidad con dos campus en la provincia. Hay que acompañar ese dinamismo. La Diputación debe ser un acicate para que esta sea una zona de prosperidad, no utilizarse con fines electoralistas.

-En los pactos PSOE-BNG suele haber tensiones, ¿no se repetirán en este caso?

-Partimos de un proceso de negociación extraordinario y el acuerdo de gobierno tiene directrices transparentes. A mí y a César Mosquera nos toca hacer un enorme esfuerzo para que sea un equipo cohesionado. Debemos ser leales, respetar nuestros marcos de actuación. Hemos aprendido mucho de la experiencia de cogobernar y no habrá tensiones.

-¿Convivirán sin molestarse, cada uno con sus áreas?

-No. Tenemos un proyecto único y eso nos da la unidad. Y los 14 miembros tenemos muchísima experiencia en el municipalismo. Sabemos acordar y conocemos las demandas de la ciudadanía.

-Su eje de actuación con los concellos será el fondo global, ¿qué criterios aplicarán y con qué cuantía?

-Hasta ahora todas las políticas se aplicaban por subvención. Ahora se repartirá el fondo entre los ayuntamientos por población, necesidades, capacidad de gestión... Nos sentaremos, estudiaremos cómo estructurarlo, hablaremos con los alcaldes y será transparente. Con los municipios de más de 50.000 habitantes firmaremos convenios, los de menos que consideren que ese modelo se adapta mejor a ellos también podrán elegir esa fórmula de relación.

-¿Recibirá a todos los alcaldes?

-Absolutamente, y les diré que estoy a su disposición. Igual que a empresarios, sindicatos, asociaciones. Estaremos al lado de los 62 concellos, no por encima ni con políticas clientelares; eso se acabó. Escucharemos a los alcaldes y pondremos recursos atendiendo a sus necesidades, no repartiendo dinero al libre albedrío.

-¿Mantendrán los recursos?

-Todo el mundo va a recibir lo que necesite y le corresponde.

-Pero pueden echar de menos la ayuda directa cuando se presente un problema urgente.

-Si un ayuntamiento tiene un problema la Diputación le va a escuchar y buscar fórmulas. Seremos flexibles, pero habrá objetividad, no sectarismo. Y además del fondo implementaremos políticas, siempre concertando con los ayuntamientos.

-Cuando hablan de política clientelar es que algunos o muchos salían favorecidos, ¿los van a castigar?

-Solo hay que ir a ver las obras para ver que se actuaba según el color político, pero ningún alcalde tiene que estar preocupado. Los 62 serán tratados de igual a igual. Les mando un mensaje de enorme tranquilidad a todos.

-Se considera a las diputaciones máquinas de captar votos, ¿renunciará a esa tentación?

-A mí me da vergüenza pensar que se pueden conseguir así votos. Desprecio el clientelismo. La confianza de los ciudadanos se logra al responder a sus necesidades. Y un ejemplo es Vigo. Nunca hemos hecho políticas pensando en votos sino en personas, y el resultado es extraordinario. Y el PP ha perdido, la gente es muy inteligente, no se deja comprar.

-Quieren desprenderse de competencias impropias, ¿hay riesgo de que se dejen de prestar servicios básicos?

-Muchos concellos no tienen capacidad para prestar servicios imprescindibles y recibirán apoyo, los concertaremos. Eliminaremos las duplicidades, no puede ser que varias administraciones hagan lo mismo. ¿Por qué la Diputación hace actuaciones deportivas que ya organizan los concellos? Tampoco tiene sentido que una Escuela de Enfermería, o la ciudad Príncipe Felipe, dependan de la Diputación. Hablaremos con la Xunta para que muchas competencias las presten ellos. Mientras tanto lo hará la Diputación.

-¿Cómo van a crear empleo?

-Con programas apoyados en los ayuntamientos. Esta provincia tiene muchísimas oportunidades. Debemos ser capaces de dirigir a la ciudadanía a actividades que tengan más posibilidades de generar empleo.

-¿El próximo presupuesto será austero o inversor?

-Yo en economía soy una keynesiana. La inversión pública es fundamental, sobre todo en épocas de crisis, y tiene un efecto multiplicador sobre la actividad y el empleo. Es la clave de bóveda de generación de economía en la provincia. El presupuesto lo vamos a elaborar de acuerdo con el equipo, los 14. Se acabó el presidencialismo.

-¿Se acabó también el fondo de libre disposición del presidente?

-Desaparece el 20% de la inversión de libre disposición. Era un escándalo. Habrá un 5% para situaciones de interés general que nos obliguen a tomar decisiones, siempre con criterios objetivos.

-¿El personal está dimensionado o hay un exceso de plantilla?

-Yo respeto muchísimo a los funcionarios. Son servidores públicos. En todo caso habrá que estudiar cambios de estructura porque nuestro modelo es distinto, pero que estén muy tranquilos porque PSOE y BNG llevamos en nuestro adn respetar a los trabajadores.

-Se considera a muchas diputaciones agencias de colocación.

-Es una visión de la ciudadanía y hubo casos muy sangrantes, pero me niego a ensuciar la vida política. Cuando tenga algo demostrable lo llevaré a los juzgados.

-¿Ha percibido una actividad anómala, rapidez en las adjudicaciones, después de las elecciones?

-El anterior presidente tuvo una enorme prisa por licitar y adjudicar y lo revisaré todo. Es mi obligación. Sin ánimo revanchista ni de crítica. Si todo está bien hecho estupendo, y si algo no tomaremos las decisiones que la ley nos permita.

-Un clásico es la desaparición de papeles, ¿ha ocurrido?

-En el despacho no había ningún papel, creo que debería haberlos, y hace unas semanas se han visto muchas bolsas también. En la mayoría de las administraciones el que se va tiene la delicadeza democrática de llamar al que viene para el traspaso de poderes. No ha ocurrido. Yo lo habría hecho. Mi primera conversación con Louzán fue en el pleno [del viernes] con un apretón de manos y su felicitación.

-El alcalde de Vigo defiende que las diputaciones deben desaparecer de las grandes ciudades y transferirles los fondos. ¿Usted está de acuerdo con este planteamiento?

-Existe un gran debate sobre la necesidad de las diputaciones. También en mi partido. Hay quienes defienden que son imprescindibles y otros que deben desaparecer.

-¿En qué grupo está usted?

-Yo creo que hay que modificar la Constitución y el modo de funcionamiento de las diputaciones con consenso. Las diputaciones o como se denominen en el futuro tendrán que existir para dar una respuesta a aquellos municipios que necesiten de una estructura para realizar servicios. Las grandes ciudades tienen una enorme capacidad para valerse por sí mismas.

-¿Y esa opción de transferir directamente fondos a Vigo?

-El alcalde está encantado de que podamos firmar convenios y de que Vigo pueda recibir lo que nos corresponde. Hemos sido maltratados, obviados por una Diputación que se negaba a invertir en la ciudad. El peso de la realidad les hizo hacer inversiones de última hora.

-¿Se lo va a cobrar ahora?

-Esta es una ciudad solidaria, no de vendetta. Reclama solo lo que le corresponde, ni más ni menos.

-¿Apoyará económicamente el aeropuerto de Peinador?

-Nos sentaremos y lo estudiaremos. Es el gran aeropuerto del sur de Galicia, de todos, y el único que puede competir con Oporto. Hay que estar más atentos, es fundamental para el desarrollo económico de la provincia y tiene que estar en la cabeza de todo aquel que quiera que Galicia prospere.

-¿Pero aportarán fondos?

-Nos sentaremos con el alcalde y él planteará proyectos para que la Diputación aporte y apoye. Actuaremos aquí como en Pontevedra o Vilagarcía, serán los alcaldes quienes propongan.

-¿Se implicará la Diputación en la campaña de Cíes como Patrimonio de la Humanidad?

-Es estratégico. Esta provincia tiene unas islas únicas. No hay ningunas en el mundo con arena fósil de un millón de años, y es un paisaje maravilloso. ¿Cómo no vamos a atender que sea Patrimonio de la Humanidad? Lo tenemos que apoyar sí o sí, tanto la Diputación como la Xunta, el Gobierno? Espero que todos lo hagan.

-Plantean un cambio en el modelo de turismo. ¿Qué falla en Turismo Rías Baixas?

-No es un modelo global para la provincia. Es un reparto de dinero y un mecanismo de propaganda de la Diputación. Lo único bueno es la marca Rías Baixas, pero la promoción está mal hecha. Hablaremos con los ayuntamientos y veremos el instrumento para gestionar de forma más racional el turismo.

-¿Regresará la Diputación al patronato del MARCO?

-Creo que era una buena estructura con la participación de todas las administraciones. Fue un gravísimo error que la Diputación saliese. Cuando nos sentemos con el alcalde estudiaremos eso y mucho más.

-¿Volverá la Diputación a pagar la teleasistencia?

-Lo tendremos que estudiar. En Vigo en estos momentos está cubierta por el Concello.

-El alcalde ha dicho que se presentará en las elecciones de 2019, 2023... ¿Usted aspira a presidir la Diputación más de cuatro años?

-Este alcalde es el sueño de todos los vigueses, alguien que defendiera a Vigo y transformara la ciudad de esta forma extraordinaria. No solo deseo que siga, sino que lo pido alto y claro: Abel Caballero preséntate estas, las siguientes y las siguientes. Por mi parte la Diputación son cuatro años. Ya veremos. Lo que quiero es que cuando acabe el mandato los ciudadanos digan: hicimos muy bien en dar nuestra confianza a este gobierno.

"Las asociaciones recibirán ayuda de forma transparente, a través de los ayuntamientos y por libre concurrencia"

  • -Cientos de asociaciones reciben ayudas de la Diputación. ¿Pueden perder ese apoyo con el cambio de modelo?-Son los ayuntamientos los que deben gestionarlas, no concederlas directamente la Diputación. Yo no desconfío de los concellos. Entregaremos recursos y todo se hará por libre concurrencia, de forma transparente, objetiva y sin exclusiones. Ocurre en Vigo. Aplicamos un plan de empleo al que pueden presentarse todas las asociaciones, y todas los que cumplen los requisitos entran en esas ayudas.-¿Destinarán más fondos?-Vamos a priorizar el empleo, políticas sociales y derechos, e incluso es probable que haya más recursos que ahora, Lo que ocurrirá es que no se repartirá dinero como pollo sin cabeza.-¿No darán ayudas directas?-Se acabó ese modelo discrecional que genera una dependencia de las asociaciones respecto a la administración. Un presidente no puede ir como un virrey repartiendo a su libre albedrío.-¿Y sin atención directa no se están alejando de la gente?-Cuando un alcalde baja a la calle la gente le pregunta y le transmite sus demandas. ¿Quiénes mejor que ellos para conocerlas? Tendremos una idea muy clara de qué pide la ciudadanía, y también estaremos al lado. Imagine que yo gobernase cuando hubo el problema de las preferentes, ¿cómo voy a cerrarles la puerta a los afectados? Se las abro de par en par. Y la Diputación puede ejercer acción directa y hacer proyectos con ayuntamientos y asociaciones. Me niego a estar en una administración en la que no tengo capacidad de hacer política.

Compartir el artículo

stats