28 de junio de 2015
28.06.2015

Un biólogo formado en Vigo desvela que el tiburón tigre migra del Caribe al Atlántico

Gonzalo Mucientes participa en un novedoso estudio internacional que instaló transmisores satelitales en 24 ejemplares -Uno de ellos batió el récord de seguimiento: más de 3 años

28.06.2015 | 02:26

No existe un animal que genere la misma fascinación y temor a tan elevadas dosis como el tiburón. Una atracción debida en buena parte al misterio que todavía envuelve muchos aspectos de su biología y su comportamiento. El investigador Gonzalo Mucientes, actualmente en el Cibio de la Universidad de Oporto tras su paso por Investigaciones Marinas-CSIC y el Cetmar de Vigo, ha participado en un destacado hallazgo relacionado con el tiburón tigre -Galeocerdo cuvier- que ha generado una gran repercusión internacional.

A pesar de que solo le atribuían hábitos costeros, este gran depredador, el quinto tiburón en tamaño, realiza cada año migraciones de miles de kilómetros entre los arrecifes de coral poco profundos del Caribe y las aguas abiertas del Atlántico norte, donde pasan el verano. El hallazgo de esta gesta ha sido posible gracias al marcaje con transmisores satelitales de 24 ejemplares y los científicos han batido el récord de seguimiento con uno de ellos: 1.101 días frente a los 517 de un estudio anterior.

El proyecto ha sido liderado por dos investigadores de Reino Unido y EE UU: James Lea, de la Asociación de Biología Marina de Plymouth, y Mahmood Shivji, de la Universidad Nova Southeastern de Florida. Los resultados se daban a conocer en el número de junio de la revista Scientific Reports, del prestigioso grupo Nature.

"Lo interesante de esta investigación es que cambia la visión tradicional del tiburón tigre. Los resultados son espectaculares y demuestran la existencia de una fuerte filopatría, es decir, los ejemplares vuelven cada año a los mismos lugares. Esta querencia y las grandes distancias que recorren son más propias de las aves, los mamíferos o los reptiles como las tortugas marinas", destaca.

Los investigadores marcaron a 20 machos y 4 hembras cerca de las Bermudas, un punto intermedio entre el Caribe y el Atlántico. Realizaron un seguimiento de más de un año a 18 de ellos y superior a los 2 años con otros 8 tiburones. El ejemplar que batió el récord superó los 3 años. Y algunos de ellos llegaron a recorrer más de 7.500 kilómetros en su viaje anual de ida y vuelta.

Mucientes, que acumula una gran experiencia en el marcaje y seguimiento en el Atlántico norte de especies pelágicas -de aguas profundas-, colaboró en el tratamiento y análisis de los datos obtenidos sobre los hábitos alimentarios del tiburón tigre, lo que explicaría estas migraciones.

"Durante su estancia en ambientes oceánicos se encontraron restos de tortugas bobas [Caretta caretta] en los estómagos. Y la distribución de ambas especies se solapa en determinadas zonas. Además al reconstruir todo el trayecto se ve que los patrones de desplazamiento son más o menos rectos hasta el Atlántico, donde empiezan a ser irregulares. Y esto se puede asociar a la búsqueda de alimento", explica.

Otra de las teorías que sostienen los expertos de este equipo internacional es que el tiburón tigre regresa en invierno a las islas caribeñas y Bahamas con fines reproductivos, pues se producen más solapamientos de hembras y machos.

"También hemos visto que el desplazamiento es mayor en el caso de los ejemplares más grandes. Los juveniles o las hembras preñadas se quedan en aguas costeras, posiblemente porque invierten más energía en la gestación", apunta Mucientes.

El tiburón tigre debe su nombre a las bandas oscuras laterales que recorren su imponente fisonomía y puede llegar a medir 5, 5 metros -aunque hay un registro de un ejemplar superior a los 7-. Es un excelente cazador y su boca redondeada está dotada de fuertes dientes diseñados para poder romper el caparazón de las tortugas. "Es un animal precioso, espectacular. He buceado con tiburones azules, tintoreras o marrajos pero éste lo tengo en la agenda", asegura convencido el biólogo pontevedrés.

El Galeocerdo cuvier vive en aguas templadas y cálidas de todos los océanos y está considerada una especie casi amenazada: "Los grandes depredadores están en la cumbre del ecosistema, son fundamentales y su desaparición puede producir desequilibrios impredecibles. Cuanto más conozcamos sobre esta especie y, en concreto, sobre cómo utiliza el espacio se podrán desarrollar normas y medidas para su conservación a largo plazo mediante una gestión sostenible de las pesquerías que no afecte a sus zonas de reproducción o alimentación".

Hasta la realización de este estudio internacional, solo se conocían migraciones de larga distancia en dos especies: el tiburón blanco, que se desplaza entre la costa oeste de EE UU y una zona de aguas abiertas del Pacífico, y el tiburón salmón, que se mueve desde Alaska hasta California.

"Sobre los tiburones hay mucho por descubrir y los datos que vas obteniendo siempre sorprenden y generan nuevas preguntas. Cada vez que respondes a una aparecen otras. Es un camino que nunca termina. Afortunadamente, cada vez se invierte más en estos estudios porque la población tiene más simpatía por los tiburones y deja de verlos solo como algo peligroso. Cada vez son más una especie emblemática", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

'Los Futbolísimos, el Musical' llegará a Vigo, el 15 de febrero en un gran espectáculo para niños y mayores en el Teatro Afundación. FARO DE VIGO te invita a asistir en directo con el sorteo de 5 premios de 2 entradas.

FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes