Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desactivación del sistema antiniebla obliga a cancelar al menos doce vuelos en Peinador

En torno a 1.000 viajeros de Madrid, París y Barcelona acabaron en Lavacolla

Un Iberia Express logra tomar tierra al segundo intento | La falta de sistema antiniebla en Peinador -se desactivó el lunes para adaptarlo a la normativa europea y estará dos meses desconectado- convirtió en una lotería los aterrizajes en Vigo. Y es que no todos los comandantes optaron por desviarse. El del vuelo de Iberia Express de Madrid que tenía que aterrizar a la una de la tarde lo intentó una vez. Pero tras la aproximación, abortó la maniobra. Volvió a probar suerte y, a la segunda, sí consiguió tomar tierra y evitar ir a otro aeropuerto.

Un Iberia Express logra tomar tierra al segundo intento | La falta de sistema antiniebla en Peinador -se desactivó el lunes para adaptarlo a la normativa europea y estará dos meses desconectado- convirtió en una lotería los aterrizajes en Vigo. Y es que no todos los comandantes optaron por desviarse. El del vuelo de Iberia Express de Madrid que tenía que aterrizar a la una de la tarde lo intentó una vez. Pero tras la aproximación, abortó la maniobra. Volvió a probar suerte y, a la segunda, sí consiguió tomar tierra y evitar ir a otro aeropuerto.

La desactivación del sistema antiniebla de Peinador para adaptarlo a la normativa de seguridad europea causó ayer el primer caos en el aeropuerto coincidiendo con el inicio del puente de Mayo. La baja visibilidad obligó a que al menos seis comandantes suspendieran el aterrizaje y se dirigieran hacia Lavacolla, lo que provocó también la cancelación de los seis aviones que debían partir luego de Vigo. Afectó a unas 1.000 personas.

El primer aparato desviado fue un Air Europa de Madrid con 73 personas a bordo que tomó tierra en Santiago a las 12.15 horas. La aeronave de vuelta tuvo que despegar de Lavacolla y los viajeros fueron trasladados en bus desde Vigo. Por la tarde volvió a ocurrir lo mismo con otras dos aeronaves de esta aerolínea.

Minutos después, sobre las 17.00 horas, un Iberia Express procedente de Madrid con 143 viajeros también se desvió. Y, tanto esos pasajeros como los 140 que debían salir luego de Vigo fueron transportados por carretera entre ambas terminales. Tampoco entró el Air France de París que venía con 64 usuarios y que partió luego, también desde Santiago, con 49. Tampoco lo hizo el avión de Vueling de las 21.20 horas procedente de Barcelona. Esta situación causó retrasos en todas las conexiones. Además, un carguero tuvo que desviarse a Oporto. También lo hizo un turbohélice privado que venía sin pasaje. Al cierre de esta edición quedaba todavía un avión por aterrizar en Vigo.

Compartir el artículo

stats