Prevención. Gonzalo Sotelo no se cansa de repetir esta palabra cuando habla de ciberdelincuencia. Las empresas son un jugoso objetivo para las mafias en lo que a estafas se refiere, y por ello este experto guardia civil incide en la importancia de que "inviertan" en políticas de seguridad informática. Porque, alerta, aún "hay poca conciencia" al respecto.

"Hay que mentalizarse de que todos los fraudes que se cometen en la esfera privada se trasladan también a las empresas, y causando un daño mayor; porque si a un ciudadano particular planean estafarle 1.000 euros, a una sociedad, según su tamaño, pueden defraudarle 100.000 o 1.000.000", ejemplifica. Y, con este escenario, si bien las grandes sociedades se toman "en serio" el tema de la seguridad en internet, en pequeñas y medianas empresas aún queda camino por recorrer.

La lucha contra las bandas organizadas, que tienen en estos fraudes en la red una importante fuente de ingresos, es un reto constante para equipos como el de Sotelo. "Las estafas son cada vez más sofisticadas; ya no es como antes, que se limitaban a enviar un correo electrónico a ver si colaba".