"No hay precedente de deterioro de la sanidad pública en ningún lugar de Galicia como el que está habiendo en Vigo", reprocha el alcalde de Vigo, Abel Caballero, que ayer respaldó con su presencia la manifestación convocada por la junta de personal del Chuvi. Estuvo acompañado por varios concejales socialistas y los diputados del PSdeG Abel Losada y Carmen Gallego.

El regidor criticó que el nuevo hospital que se construye en Beade sea "menor de lo que estaba previsto, privado y sin laboratorio de referencia", a lo que añadió la situación de las listas de espera en el área sanitaria, las mayores de Galicia, y las goteras que sufre el hospital Meixoeiro.

La lista de agravios enumerada por el alcalde no se limita a la atención hospitalaria. Reprueba la "ausencia de construcción de centros de salud", en referencia al de Bouzas, cuya edificación ha aparcado sin fecha la Consellería de Sanidade. Recordó que no solo no se construyen, sino que se cierran instalaciones, como la de Beiramar.

"La necesidad de mejorar la sanidad en la ciudad es un clamor", sentenció Caballero.