La maquinaria de la UTE adjudicataria inició ayer el derribo del digestor Este -los grandes silos, de 30 metros de diámetro y 12,2 de altura, que albergan arenas con restos biológicos- de la vieja depuradora del Lagares. El viernes los operarios ya habían empezado el desmontaje de la estructura metálica que cubre parcialmente las estructuras para favorecer las labores.

La estimación de Acuaes es que los trabajos en el "silo" se prolonguen hasta el próximo 3 de junio. Con las labores avanzadas hasta la cota de urbanización, será el Concello el que retire los residuos arenosos acumulados en el digestor -se desconocen aún cuántas toneladas alberga- para proseguir la demolición hasta los cimientos.

Una vez finalizados los trabajos en el digestor Este se iniciarán en el Oeste con un planteamiento similar. Para minimizar el hedor se dispondrá de una máquina especial.