El núcleo duro de la Favec que todavía integran María Pérez, Francisco Piñeiro y Carlos Formigo aún no se ha pronunciado sobre la presentación de una candidatura de continuidad. Oficialmente mantienen que la decisión aún no está tomada, pero la propia presidenta aseguraba ayer que mientras avanza el proceso electoral siguen "trabajando en un plan de viabilidad que permita salvar a la entidad". Querrían presentárselo a las asociaciones federadas antes de los comicios y, según María Pérez, la prioridad es "buscar ingresos para liquidar la deuda de salarios y proveedores de 2013".

Esta fue precisamente la demanda que le trasladaron en la asamblea del 8 de mayo la mayoría de los 20 presidentes que acudieron, y que reprocharon a los dirigentes que no se destinaran los 100.000 euros ingresados del Concello en febrero a salarios impagados como se les había prometido. Entienden que las reclamaciones por vía judicial empañan aún más la imagen de una entidad que arrastra deudas con la Seguridad Social, con dos bancos, numerosas empresas de suministros y una veintena de monitores vinculados al primero y el segundo plan de empleo.

Pérez trabaja con asesores en posibles salidas legales y económicas para Eduardo Chao. En la última asamblea se dio luz verde a un plan que busca sanear las cuentas a través de donativos e ingresos por actividades. "Son muchos los colectivos y personas que quieren ayudar a la Favec a salir adelante", destaca su presidenta, que prepara para los días 6 y 7 de junio unas jornadas en el Centro Social de Coia y la Delegación de la Xunta en Areal para tratar temas acuciantes como ayudas sociales, vivienda, sanidad, empleo o relaciones con las administraciones.

La voluntad de que quieren continuar adelante se plasma en la orgaización los días 25, 26, 29 y 6 de julio de las primeras excursiones a Cíes. El Presupuesto de 2014 asciende a 265.000 euros, un 40% menos que el del último ejercicio, y la directiva lo diseñó incluyendo "19.000 euros comprometidos por la Diputación", que es la única subvención garantizada por ahora.