Los desperfectos que denuncian desde hace años los residentes en los bloques de promoción pública 15 y 17 de Teixugueiras, en Navia, llegan a los juzgados. La comunidad de propietarios que los representa reclama al Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) -dependiente de la Xunta y promotor de la obra-, a la constructora Copasa y a los seis arquitectos que proyectaron y ejecutaron la obra 203.000 euros por los "graves fallos" localizados en el inmueble.

La audiencia previa del proceso se celebró ayer en el Juzgado de Primera Instancia Número 9 de Vigo. Salvo acuerdo -ambas partes mantienen contactos- entre las partes, la siguiente cita se celebrará a finales de marzo. Antes la norma exige que los propietarios que integran la comunidad de Navia expresen su voluntad de seguir adelante con el proceso judicial.

En su denuncia la comunidad de propietarios reclama 172.018 euros para "subsanar" las "numerosas y graves deficiencias" con las que se entregó las viviendas a las familias en diciembre de 2010. La valoración se desprende de un peritaje encargado por los residentes en el que se describen 21 fallos.

Entre los "graves defectos" señalados por el arquitecto técnico contratado por la comunidad destaca, por ejemplo, el mal funcionamiento del saneamiento, filtraciones de agua, roturas en el pavimento o falta de ventilación en varios puntos. Los propietarios critican también que durante las obras no se construyeran escaleras de acceso a los paneles solares o que los depósitos instalados (de 91 litros) sean muy inferiores a los reflejados en el proyecto (410 l.).

En su demanda la comunidad puntualiza que acude a la vía judicial tras haber remitido a Xunta y Copasa sendas reclamaciones. "Resultaron estériles cuantas gestiones se realizaron para buscar una solución a este litigio", arguye la demanda, firmada hace un año.

Los 31.050 euros restantes que se suman a los 172.018 hasta alcanzar los 203.068 reclamados por el bloque se corresponden a "daños y perjuicios causados por la ausencia de funcionamiento del sistema de paneles solares". En su demanda -que se añadió con posterioridad a la que describe los fallos- los residentes concretan que al no activarse los paneles "se impidió el ahorro en el consumo de agua caliente". Los 31.050 euros serían la cantidad que se corresponde con el "incremento desproporcionado, de hasta el 50%," en los gastos. En el escrito se extiende la demanda -hasta entonces limitada a IGVS y Copasa- a los seis arquitectos y técnicos de la obra.

"A consecuencia de una mala ejecución en los edificios nos encontramos con diferentes patologías en la construcción", reza la primera demanda. El inmueble 15-17 de Teixugueiras -con 384 viviendas, de las que 190 gestiona en alquiler el IGVS- ya saltó el pasado agosto a los titulares al cortarles Gas Natural el suministro por una deuda de 138.000 euros. El problema era entonces el impago de las cuotas. Desde la administradora de la comunidad (Gabinete de Estudos Xurídicos Avogacía) se asegura que sigue registrándose "una morosidad importante", si bien la deuda del colectivo se redujo en casi un 40% y la gestora confía en liquidarla antes de 2015.