22 de noviembre de 2013
22.11.2013

La Universidad se suma a la "revolución" del sector aeroespacial con un segundo satélite de bajo coste

El Humsat-D es el primero que la ONU pone en órbita - Su presupuesto es de 600.000 euros y tardó año y medio en desarrollarse - Busca ofrecer vías de comunicación a países con pocos medios e infraestructuras

22.11.2013 | 01:36
Seguimiento del lanzamiento ayer en el campus // Duvi

La Universidad de Vigo pone en órbita su segundo satélite en año y medio. Su apuesta por la tecnología aeroespacial no tiene retorno y la Escuela de Ingeniería de Telecomunicaciones ya trabaja en un tercer aparato que será lanzado al espacio a mediados de 2014 y supondrá su consolidación definitiva en el sector con el respaldo de la Agencia Espacial Europea (ESA) y en colaboración con instituciones públicas y privadas de Europa, EEUU, Sudamérica y Asia. El Humsat-D, desarrollado por la Agrupación Aeroespacial de la Universidad en el último año y medio, fue lanzado a las ocho y media de la mañana de ayer desde el cosmódromo ruso de Yasni a bordo del cohete Dnepr-1. A las 11.26 su señal era captada por primera vez desde la estación de seguimiento organizada en el campus y recibida entre aplausos y lágrimas.

Con este segundo lanzamiento auspiciado por la ESA y la ONU, la institución académica se reivindica como un centro de conocimiento aeroespacial al más alto nivel capaz de dar el salto a la producción de satélites comerciales. "Un primer lanzamiento exitoso puede ser una casualidad, pero el segundo es la confirmación de que sabemos hacer las cosas bien y podemos en un futuro inmediato ofrecer nuestras capacidades al sector privado", destacó el vicerrector de Transferencia, José Antonio Vilán, durante la comparecencia conjunta junto al rector vigués, Salustiano Mato, y el coordinador general del proyecto, Fernando Aguado, para explicar los detalles de la operación.

El Humsat-D es un satélite demostrador, el primero que la ONU pone en órbita y el primero también de una constelación de nanosatélites que permitirán el control de parámetros climáticos y medioambientales en áreas del planeta con infraestructuras de comunicación y eléctricas deficientes. Tiene una vocación claramente humanitaria y también educativa, con la participación en su desarrollo de alrededor de 60 profesores y 80 alumnos de diferentes equipos de investigación.

El rector se mostró "muy emocionado" por el éxito del segundo proyecto aeroespacial de la Universidad de Vigo e insistió en que la gran ventaja de la tecnología que está validando la institución es la posibilidad de obtener unas prestaciones similares a las de los actuales satélites comerciales de gran tamaño con un coste "centenares y millares de veces inferior. Estamos ante un cambio de modelo de negocio en la ingeniería aeroespacial y la Universidad de Vigo está un paso por delante de otras en esta importante revolución a escala mundial. Se abren nuevas vías de negocio y estos ensayos realizados desde Vigo pueden marcar el futuro y los métodos de trabajo del sector durante las próximas décadas", ensalzó Salustiano Mato. "Reduciendo un millar de veces los costes de comunicación se produce una segunda revolución: ofrecer acceso a tecnología y servicios a países sin demasiados medios económicos". El ejemplo más claro es que el coste de un satélite ordinario puede superar varios cientos de millones, mientras que el Humsat-D se logró desarrollar con un presupuesto de 600.000 euros gracias a la utilización de tecnología propia en su mayor parte.

"La puesta en órbita de Humsat-D es un hito estratégico para esta Universidad. En el espacio las cosas no son fáciles y el trabajo en equipo es fundamental", agradeció Fernando Aguado en presencia de docenas de alumnos e investigadores a los que aplaudió por ser partícipes "de una gran hazaña para Galicia y para España".

Repercusión social
Los esfuerzos de la Universidad de Vigo se centraron hasta ahora en la parte técnica, desarrollo, lanzamiento y ensayos. Aún no se ha hecho el esfuerzo comercial. Pero la institución asegura estar dispuesta para dar el siguiente paso. "El salto cualitativo que debemos afrontar ahora son los satélites comerciales para dar servicio a gobiernos, agencias internacionales y corporaciones empresariales y aprovechar las oportunidades que nos brinda el programa Horizonte 2020", que destinará 70.000 millones a la I+D+i europea en siete años. La Universidad quiere que su esfuerzo del último lustro "tenga un resultado económico y se traduzca en crecimiento para Galicia y la creación de empleo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes