La Policía Local detuvo el miércoles a un joven de 22 años (A.O.V.), como presunto autor de un delito de violencia de género, tras agarrar con fuerza a su expareja y arrebatarle el teléfono móvil.

La detención se produjo el miércoles por la tarde en la calle Párroco José Otero tras recibir la Policía el aviso de que, en un parque de la zona, se estaba produciendo una riña entre dos jóvenes.

Cuando llegaron los agentes un testigo les indicó donde estaba la chica, quien confirmó que su expareja le agarró de un brazo y le arrebató su móvil. La joven aseguró que no es la primera vez que el chico le agredía y amenazaba. Poco después este era localizado y detenido tras reconocer los hechos.