20 de octubre de 2013
20.10.2013

Alumnos curtidos... y consejeros

"Teleco" estrena un plan pionero en el que los estudiantes veteranos tutorizan a los de 1º

20.10.2013 | 03:41
El profesor Artemio Mojón (3º por la dcha.), con parte de los mentores, en "Teleco". // Fotos: Marta G. Brea

La universidad es el comienzo de una vida independiente pero también supone aterrizar en un territorio ignoto en el que las tácticas del instituto pueden revelarse inapropiadas para afrontar un ritmo académico, en muchas ocasiones, abrumador. Gracias a un plan pionero, los novatos de "Teleco" son asesorados por 28 compañeros que han recibido formación para animarles a que no tiren la toalla.

Todavía tienen frescos en su memoria los primeros días de clase rodeados de caras desconocidas y el trago amargo de los suspensos inesperados. Una experiencia vital que han enriquecido con formación específica en técnicas de estudio, mentoring, liderazgo e inteligencia emocional para ayudar a los nuevos alumnos que se han incorporado este curso a la Escuela de Telecomunicaciones. Un total 28 mentores procedentes de los últimos años forman parte de esta iniciativa pionera en la Universidad de Vigo y todavía poco común entre los centros españoles.

Son un equipo de veteranos que tutelan en torno a un centenar de estudiantes, dos tercios de la matrícula de 1º, para ayudarles a mejorar su rendimiento y que, al mismo tiempo, enriquecen sus currículos con una formación transversal que "incrementará su empleabilidad". "Y además de estos dos objetivos, esperamos que la tasa de abandono del centro disminuya", señala el profesor y coordinador del plan, Artemio Mojón.

Los 28 consejeros, seleccionados entre 40 voluntarios, comenzaron su formación en mayo, tras finalizar sus exámenes, y ya han asistido a otros dos cursos desde septiembre. La escuela ha marcado una agenda oficial de reuniones que arrancó esta semana, pero cada mentor y su grupo de estudiantes -entre 4 y 5- tienen total libertad para organizar todos los encuentros que consideren necesarios.

Durante el primer cuatrimestre, los tutores se centrarán en transmitir a sus pupilos herramientas que les ayuden a la hora de organizar los estudios y, a partir de enero, echarán mano de sus conocimientos en inteligencia emocional para animarles a "reponerse y perseverar" tras los primeros exámenes finales.

Y es que es ahí donde alumnos curtidos y profesores sitúan el primer punto crítico. "En septiembre no se lo acaban de creer, pero yo imparto clase en el 2º cuatrimestre y ya hay gente que abandona a la mitad. Están acostumbrados a sacar buenas notas en Bachillerato y no es fácil asumir que te queden asignaturas aún habiendo estudiado. Por eso hay que ayudarles a reponerse y recordarles que sí son capaces", explica Mojón.

"Hay que aprender a suspender", sostiene la mentora Raquel Mejuto, que no duda en confesar a sus mentees que ella también recibió unas cuantas calabazas en sus primeros años. Ya se han tenido que enfrentar a unos cuantos exámenes y Juan Sebastián Morales y Gonzalo Moure le trasladan las dificultades que se encuentran por proceder de un ciclo superior de FP.

"Los primeros años estamos muy perdidos y esta iniciativa me parece muy buena", comenta Alfonso Rodríguez, uno de los estudiantes que tutoriza Javier Rodríguez, un joven de A Rúa que confía en que esta experiencia le sea útil si cumple su deseo de ser profesor universitario. "Te ayuda a llevar mejor la carrera", añade Humberto Reimundez, otro de los mentees del grupo. Son conscientes de que tendrán que "dedicarle trabajo", pero no renuncian a disfrutar del resto de la experiencia universitaria. "Estudiar solamente no es sano. Hay que vivirlo todo", destaca un sonriente Alfonso.

Otra de las valiosas aportaciones de los veteranos es su conocimiento de los profesores y, en este punto, Raquel revela entre risas que todos los participantes en el plan han firmado un acuerdo de confidencialidad.

Los veteranos han conformado una auténtica "piña" que transmite buen rollo y ganas de ayudar a los nuevos. Alejandro Cuevas, otro de los tutores, asegura estar disfrutando mucho con los cursos de formación y también con los estudiantes de primero: "Es una buena manera de ayudar a la gente nueva a que no se sienta ta perdida, sobre todo, después de los exámenes. Si pudiésemos, todos los tutores repetiríamos el año que viene".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes