14 de septiembre de 2013
14.09.2013

Obama desmantela el refugio de su vecina viguesa

Concepción Martín vivió 32 años a la intemperie frente a la Casa Blanca

14.09.2013 | 14:08
La viguesa Concepción Martín posa en su acampada pacifista frente a la Casa Blanca . // FDV

"En estos duros momentos es cuando más me acuerdo de mi infancia en Vigo". Concepción Martín, la viguesa que vivió 32 años a la intemperie frente a la Casa Blanca fue desalojada este jueves por la Policía de Washington. Todo este tiempo lo dedicó a luchar por la recuperación de su hija y contra la política militar norteamericana a golpe de gritos y pancartas. Tanto alboroto junto al Despacho Oval acabó desquiciando a los sucesivos presidentes, desde Reagan hasta Obama. "Muy malos vecinos", dice.

Después de 32 años ya formaba parte del paisaje del 1600 de Pennsylvania Avenue, la dirección de la Casa Blanca. Miles de turistas cuentan como recuerdo de su viaje a Washington D.C con una foto junto a Concepción Martín Picciotto, y de su acampada pacifista frente a la residencia del mandatario más poderoso del mundo. Por sus gritos y pancartas contra la política militar -principal pilar de una lucha reivindicativa que inició para recuperar a su hija Olga- acabó más de una vez en la cárcel. Y todos los inquilinos del Despacho Oval desde que comenzó su particular odisea en 1981 bajo la presidencia de Ronald Reagan fueron testigos del tesón de esta viguesa que hoy cuenta con 68 años. Hasta que el jueves, aprovechando el descuido de un voluntario, uno más de los numerosos simpatizantes con la causa de Conchi, la Policía de la capital norteamericana desmanteló su maltrecho y popular refugio.










Siga leyendo la noticia en Orbyt, o suscríbase a Faro de Vigo y tenga acceso completo a todas nuestras noticias sin límites.




Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores