Las tres escuelas de ingeniería del campus ultiman los másteres que habilitarán a quienes los cursen para el ejercicio de la profesión. Los programas comenzarán a impartirse en el curso 2014/15, ofertarán entre 40 y 80 plazas dependiendo del centro y tendrán una duración de dos años. Culmina así el proceso de adaptación a Bolonia que, en el ámbito tecnológico, se inició con más retraso dadas las dificultades para armonizar las antiguas carreras técnicas y superiores en el nuevo sistema.

Tras meses de trabajo, las juntas de escuela de Telecomunicaciones, Industriales y Minas acaban de aprobar sus propuestas iniciales de máster que permanecerán en exposición pública hasta su aprobación definitiva a finales de septiembre. Después serán remitidas al Consello de Goberno de la Universidad y por último deberán superar la revisión de las autoridades educativas.

Las tres memorias constan de un plan de estudios de 120 créditos ECTS y un proyecto fin de máster. Telecomunicaciones e Industriales se plantean ofrecer el máster de forma conjunta con una universidad extranjera, mientras que Minas ha diseñado unos estudios "fuertemente vinculados" al mundo profesional y con prácticas de carácter obligatorio en empresas.

Solo el ejercicio profesional en ocho ámbitos de la ingeniería, incluidos los tres impartidos en Vigo, está regulado por ley y es necesario cursar el máster para contar con las atribuciones profesionales exigidas en la orden ministerial CIN/355/2009 y que, en algunos casos, tienen carácter de exclusividad.

La Escuela de Industriales, la mayor de toda Galicia en número de alumnos, aprobó en la junta celebrada el día 24 la memoria inicial de un máster que arrancará con 80 plazas. El equipo directivo que encabeza Juan Pou trabaja en una doble titulación junto con la Universidad de Carolina del Norte, lo que permitiría a los estudiantes estadounidenses trabajar en Europa y también resultaría de interés para los vigueses.

El itinerario bilingüe que estrena el centro el próximo septiembre y que permitirá a los alumnos cursar hasta 15 asignaturas del grado en inglés es "un primer paso" hacia ese plan de estudios compartido con Carolina del Norte.

También Telecomunicaciones, que aprobó su memoria el día 22, hace énfasis en el inglés para aportar un extra a los expedientes de sus graduados. "No solo se trataría de impartir docencia en este idioma, sino de utilizar documentación en inglés y de que ésta sea la lengua en la que trabajan profesores y estudiantes, que también podrían utilizarla para defender su trabajo fin de máster", explica la directora de la escuela, Edita de Lorenzo.

La primera promoción de graduados acabará sus estudios el próximo curso y el máster, con una matrícula inicial de 40-50 plazas, les permitirá intensificar la rama elegida durante el grado o escoger otra diferente de las cuatro impartidas: radiocomunicación, procesado de señal para comunicaciones, electrónica de comunicaciones y telemática.

Tanto De Lorenzo como otros miembros de la directiva han asistido a las reuniones de la conferencia de directores de escuelas de Telecomunicación (Coditel) y "las grandes escuelas y universidades públicas" han optado también por un máster de 120 créditos. "Nuestro planteamiento es cubrir las competencias que exige la ley durante el primer año para facilitar la movilidad a una universidad extranjera en el segundo y también establecer una doble titulación en el futuro", comenta.

Para que los ingenieros técnicos puedan acceder a este máster, el centro inicia en septiembre un curso de adaptación que ya se imparte desde el año pasado en Industriales.

La comisión encargada de diseñar el máster de Minas, que también se aprobó el día 24, ha mantenido reuniones en los últimos meses con colectivos universitarios, así como con empleadores y responsables del colegio profesional del Noroeste y de las delegaciones gallegas. Además han "compartido información" con las 11 escuelas públicas del país para tratar de aplicar "criterios comunes".

El título arrancará con 40 plazas e incluirá prácticas obligatorias. "Hemos realizado consultas a empresas e instituciones para valorar las tecnologías y competencias demandadas y definir así los perfiles profesionales más adecuados para los ingenieros de Minas en el entorno socioeconómico de Galicia", explica su director, Benito Vázquez.

El máster será la "continuidad natural" de los alumnos de los grados de Recursos Mineros y Energéticos y de Energía. A corto plazo, solo habrá "cuatro o cinco programas similares" en todo el país.