Los turbohélices vuelan bastante más bajo que los reactores pero sus precios están por las nubes. La escasa oferta de plazas de los aviones que puso Air Europa en Vigo el pasado 1 de junio ha disparado el coste de los billetes para volar a Madrid. Ayer era imposible encontrar un vuelo de ida y vuelta en el mismo día en junio por menos de 300 euros. Y si el menor precio que se puede hallar es ya sumamente elevado -en Alvedro, donde el Concello paga 1,4 millones, cuestan la mitad- la tarifa máxima sólo es apta para bolsillos de lujo. Para el próximo martes, por ejemplo, la compañía cobra hasta 703 euros por un ida y vuelta a Barajas.

Estas tarifas tan elevadas no son un problema puntual, sino que es la tónica habitual desde el pasado 1 de junio. La compañía sustituyó entonces los Embraer de 122 asientos que operaban en Peinador y que se llevó para Alvedro, por los ATR-72 de sólo 68 plazas de la aerolínea subcontratada Swift Air. Desde el primer fin de semana del mes los precios comenzaron a dispararse hasta llegar a ser hasta tres veces más caros que en A Coruña, Santiago y Oporto, ciudades en cuyos aeropuertos hay aerolíneas subvencionadas que operan la ruta a Madrid. Pero no sólo aumentaron los precios, sino también el tiempo de viaje, que pasó a ser de 1 hora y 30 minutos.

La media del billete más económico que se podía comprar ayer para volar desde hoy hasta final de mes entre Vigo y Madrid era de 332 euros. Para algunos días, como el próximo sábado, sólo quedaban dos tarifas posibles: 502 y 676 euros.

Subvención en Alvedro

Estas tarifas por las nubes contrastan con las que se pueden encontrar durante las mismas fechas y también para viajes de ida y vuelta en el día entre A Coruña y Madrid. Los 1,4 millones de euros que el gobierno local del popular Carlos Negreira le concedió a la aerolínea está beneficiando ya a coruñeses y foráneos a la hora de despegar o aterrizar en Alvedro. Mientras el precio más económico en Vigo hasta final de mes era ayer de 301 euros, en A Coruña era de sólo 74. La media de los billetes más baratos durante los próximos 15 días es en la ciudad herculina de 160 euros, la mitad que en Vigo. Igualmente, en el tope máximo de precios los vigueses salen también perjudicados. Los 703 euros del pasaje más caro que se vendía ayer en Vigo contrasta con los 410 euros que como mucho cobraba ayer la aerolínea para el viaje de ida y vuelta a Madrid desde Alvedro mañana.

Las agencias de la ciudad advirtieron que esto iba a pasar con los turbohélices y no se equivocaron. A menos plazas, menos tarifas económicas. Si a ello se suma la elevada demanda que tiene la ruta a Madrid y que Iberia Express también recortó este año 2.000 asientos semanales respecto a la anterior temporada estival surge otro problema: el overbooking (exceso de aforo).

Sin ir más lejos, para el primer vuelo de hoy entre Vigo y Madrid (11.45 horas) ya no quedaban ayer billetes. Esta situación se está repitiendo a menudo. De hecho, el primer domingo en que funcionaron estos aviones se agotaron las plazas de todas las aeronaves a Madrid -incluidas las de Iberia Express- a excepción de una. El problema es que las tarifas de las últimas plazas son las que suelen quedar libres se venden ya a precios casi prohibitivos. Esta situación se mantendrá al menos hasta el día 15 de septiembre, cuando la aerolínea anunció por exigencia del Ministerio de Fomento que retirará estas aeronaves de Vigo.