Profesores y alumnos denuncian en el juzgado de guardia la prohibición de acceder al Consello de Goberno de esta mañana. La Universidad de Vigo reanudó entre fuertes medidas de seguridad la sesión suspendida el jueves por las protestas de un grupo contra la aplicación del denominado decreto Wert, que supondría el despido de docenas de docentes asociados.

Nueve agentes de la empresa de seguridad privada de la institución se apostaron en la puerta de la sala. Se identificó a los asistentes y solo se permitió el acceso a los miembros del Consello de Goberno, quedando fuera el pequeño grupo que ya se había encerrado en el Rectorado el día anterior. La sesión acabó a las doce y cuarto cumpliendo el orden del día.

El comité de empresa del PDI Laboral y la Plataforma de Profesores Asociados solicitaron la intervención del presidente del Tribunal de Garantías de la Universidad, Argimiro Rojo, que acudió para intentar mediar entre ambas partes. Los colectivos aseguran que lo sucedido es "inaudito" y se trasladaron luego a la calle Lalín para presentar una denuncia ante el juzgado de guardia por el presunto incumplimiento del régimen interno del propio Consello de Goberno. "Las sesiones estarán abiertas a los miembros de la comunidad universitaria. A este efecto, se habilitarán plazas perfectamente delimitadas y separadas", explica en un comunicado la Asamblea Universitaria de la Universidad de Vigo.

Desde el equipo de gobierno explican que "fue necesario usar los servicios de seguridad para garantizar la celebración del Consello de Goberno, en el que está representada toda la comunidad educativa". Defienden que la sesión transcurrió con "normalidad" y que en ningún caso hubo un enfrentamiento con el grupo de manifestantes.