-¿Es pronto para hablar de operadores como Ikea y Leroy o ya existen contactos con primeras marcas para instalarse en Vigo?

-Nosotros estamos en permanente contacto con todos los operadores de referencia del sector. Ya trabajamos en Porto Venecia con las principales marcas y estamos en contacto para el proyecto de Valencia y de Tarrasa, pero también en Vigo.

-¿Cuál ha sido la respuesta del Concello de Vigo al anteproyecto presentado?

-El propio alcalde lo ha manifestado. Cuando hay una posibilidad de estas características y una oportunidad de generar riqueza y de empleo para una ciudad como Vigo en estos momentos económicos, lógicamente su postura ha sido favorable a la idea y al proyecto.

-Hablan, en principio, de una cifra astronómica, unos 500 millones de euros de inversión. ¿En qué plazos podrían comenzar a trabajar y con qué horizonte de apertura trabajan?

-Primero hay que consolidar el tema del suelo, luego el planteamiento, plan parcial, desarrollo urbanístico, etc? Nuestro deseo es que en el plazo de dos años podamos empezar a trabajar en la urbanización y en cuatro o cinco años estaría terminado el proyecto. Depende también de la velocidad con la que se mueva la administración.