02 de febrero de 2013
02.02.2013
Expiloto de Fórmula Uno que sufrió un grave accidente en verano

María de Villota: "A veces pienso que me tenía que pasar algo así para ofrecer muchas más cosas"

La deportista, que perdió un ojo, relata su experiencia en unas jornadas sobre educación vial

02.02.2013 | 12:32
María de Villota, ayer, en el Club de Campo de Vigo. // Jesús de Arcos


Lo primero que destaca al mirar el rostro de María de Villota es su amplia sonrisa. Una sonrisa blanca, sincera y tranquila que atrapa a su interlocutor mucho antes que el parche de su ojo. Han pasado solo seis meses desde que la piloto de Fórmula 1 sufriera el terrible accidente en el que perdió un ojo. En tan poco tiempo, la deportista de elite ha demostrado que el ser humano es capaz de recuperarse, de cambiar su mirada hacia el mundo y de crearse nuevos sueños. De Villota contó ayer su experiencia a los alumnos del IES Rosais II de Vigo durante las II Jornadas de Educación Vial promovidas por el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima en colaboración con la DGT y la Policía Local.

- ¿Cómo espera que ayude su experiencia a los jóvenes?

- Creo que contarles mi experiencia vital les puede hacer reaccionar mucho más que los datos sobre accidentes, las cifras e, incluso, las fotografías. Parto con la ventaja de que la Fórmula Uno capta mucho su atención. Solo quiero ayudar a hacerles entender que la conducción en circuito y la diaria no son tan contrapuestas; el detalle es vital en ambos.

- ¿Marca a los chavales su historia?

- No quiero que salgan asustados, el mensaje es esperanzador. Con producir un cambio, aunque sea pequeñito, en alguno de ellos sería ya un triunfo. Creo que salen más concienciados viendo que yo tenía un sueño por cumplir y que un accidente lo ha partido; siempre crees que no te tocará a ti pero si te puede pasar en un lugar donde se controla la seguridad al máximo, imagínate qué no puede pasar en la calle.

- Supongo que poco podía imaginar hace solo unos meses que iba a estar contando algo así a los jóvenes.

- Tras el accidente no sabía lo que iba a pasar conmigo. Te das cuenta de la gran suerte que has tenido de salvar tu vida, de la gravedad que tuvo realmente el accidente. Tengo y tendré secuelas, pero ahora siento que me han hecho el regalo de vivir.

- ¿Cómo se encuentra en estos momentos? ¿Cómo se desarrolla su vida cotidiana?

- Tengo fuertes dolores de cabeza, pinchazos en la zona del ojo y una sensación de fatiga casi constante. Esto parece que, de momento, va a ser un dolor casi crónico. También tengo un a cicatriz grande en la pierna porque necesitaron tejido para reconstruirme esa parte de la cara. La energía que tengo es increíble. Los médicos me decían que, seguramente, en un tiempo tendría un bajón, pero de momento no ha sido así. A veces pienso que a lo mejor me tenía que pasar algo así para poder ofrecer ahora muchas más cosas.

-¿Se ve de nuevo ante el volante?

-Espero que sí, aunque hay que ir viéndolo poco a poco. De momento, tengo sesiones semanales con el fisioterapeuta y mi entrenador me va haciendo ejercicios cada vez más globales para coger fuerza. Y paseo mucho... hasta que me dejen correr.

-¿De qué manera quiere seguir vinculada al mundo del motor?

-Mi vinculación con este mundo será para siempre, eso es seguro. Si no puede ser pilotando, pues lo más cerca posible de la gasolina y de la puesta a punto. Me sigo sintiendo piloto y creo que mi aportación puede ser válida. Quizás no sea a nivel competitivo pero, la verdad, nunca me ha gustado rellenar parrilla.

-Como mujer, ¿se encontró con muchas trabas en el mundo del motor para llegar hasta lo más alto?

-Llegar a la Fórmula Uno es duro para todos porque hay muy pocas plazas, pero cuando eres diferente, siempre es más complicado; te cuestionan más y tienes que romper muchas barreras y confiar mucho en ti mismo. A la mujer le queda mucho mundo por descubrir y, al menos en el mundo del motor, no quiero que se pierda el camino que ya he recorrido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes