10 de diciembre de 2012
10.12.2012
Faro de Vigo

El interventor plantea revisar las ayudas al billete de Vitrasa ante el aumento del gasto

"Si no se adoptan acuerdos la partida resultará insuficiente", alerta - El Concello mantiene 10,7 millones en 2013 para bonificaciones igual que este año, en el que el coste ya será superior

10.12.2012 | 01:00
Usuarios de Vitrasa esperan la llegada de su línea durante una de las últimas jornadas de huelga. // R. G.

El continuo aumento del gasto que representan las ayudas al billete de Vitrasa para las arcas del Concello lleva al interventor municipal, Luis García, a sugerir una revisión de sus condiciones. En el informe de fiscalización en el que examina las cuentas de 2013, el técnico alerta de que -a pesar de mantenerse la partida para bonificaciones en los 10,7 millones de euros de 2012- la inversión se quedará corta. "Si no se adopta algún acuerdo sobre los costes del servicio, resultará insuficiente para hacer frente a políticas sociales de transporte, una insuficiencia que ya se aprecia este ejercicio y que tenderá a aumentar, salvo pactos específicos sobre esta política", previene. El alcalde, Abel Caballero, estimó recientemente en 12 millones el gasto de 2012 y alertó de la necesidad de "tomar decisiones".

En su análisis el alto funcionario deja constancia además del esfuerzo económico que suponen las bonificaciones al bus urbano. De los más de 31,8 millones de euros que el Consistorio dedicará en 2013 a transferencias y subvenciones corrientes, el 33,56% se destina a la tarjeta verde y el apoyo al billete de pensionistas, estudiantes, parados y usuarios con movilidad reducida. Los 13,6 millones que se transfieren al conjunto de los Organismos Autónomos Administrativos -como el Instituto Municipal de Deportes- suponen, por ejemplo, el 42,9% del capítulo.

La advertencia del interventor se produce antes de un ejercicio en el que el Concello tendrá que redoblar esfuerzos para mantener las ayudas. Vitrasa tiene derecho por contrato a actualizar anualmente el importe de su billete; sin embargo -debido a las presiones del BNG- el gobierno local ya avanzó que congelará la tarifa ordinaria y los bonos. Salvo acuerdo con Vitrasa, las arcas de Praza do Rei deberán pagar al menos una parte de la diferencia como ya sucedió en 2010, año en el que el saldo a desembolsar aumentó cerca de 500.000 euros.

En previsión de esa circunstancia el Ejecutivo local aprovechará el cambio de la tarjeta verde en 2013 para acometer variaciones de calado. El dispositivo aumentará sus aplicaciones al integrarla en una tarjeta ciudadana, pero los empadronados fuera de Vigo verán reducidos sus descuentos. El nuevo cartón mantendrá los descuentos de Vitrasa para los vigueses y podría incluir también el pago en parkings, uso de instalaciones deportivas y abonos en tickets de conciertos. Para los usuarios habituales con residencia fuera de Vigo la previsión es crear un sistema de bonobús convencional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca