29 de diciembre de 2011
29.12.2011

"La Palmera" revive en Barreiro

La popular sala de baile abre de nuevo después de casi diez años cerrada al público

29.12.2011 | 01:21
La sala ha sido sometida a importantes mejoras para adaptarla a la normativa de seguridad vigente. // J. LORES

Después de casi diez años cerrada al público, mañana abre de nuevo la sala "La Palmera" en Barreiro, combinando música en directo y la enlatada para atraer a los aficionados al baile a salir a la pista. "La Palmera" se inauguró en el año 1920 y sufrió una reforma importante en la década de los cincuenta.

La popular sala "La Palmera", en Barreiro, abre de nuevo mañana y lo hará a partir de ahora todos los fines de semana, combinando la música en directo y la enlatada para atraer a los aficionados al baile. La sala, que abrió por primera vez sus puertas en 1920, sufrió una importante transformación en los años cincuenta y cesó en su actividad en 2003, con un festival de fin de año. Se llegaron a celebrar asambleas y mítines políticos.
Los nuevos propietarios han decidido mantener la sala tal cual, pero adaptándola a todas las medidas de seguridad vigentes. El recinto tiene una superficie aproximada de 1.500 metros cuadrados a los que hay que añadir el jardín interior. La palmera que le da nombre, ya casi centenaria, ocupa un lugar preferente en un recinto que destaca por su amplitud y las facilidades de aparcamiento.
"La Palmera" era una de las salas más populares de Vigo en una época en que abundaban ese tipo de recintos. Entre las más conocidas, "La Cabañas"en Torrecedeira, "El Bolero" en Eduardo Iglesias, "Metropol" en Progreso, "Secadero" en As Travesas, "Florida" en A Florida, "Copacabana" en la Avenida de La Marina, en Os Caños, "Venecia" en El Seijo, "Pardavila " en Pardavila", "Cruz Blanca" en O Calvario, "Buenos Aires" en la calle del mismo nombre, "Astoria" en Cabral y "La Barxa", donde hoy se levantan las torres de Ifer y el Club Financiero y "El Sanatorio de Pepiño" en A Guía.
"Jardín Park", en Urzáiz, junto al cine Plata, fue una sala pionera pues implantó la moda de que las señoritas tuvieran entrada gratis a cambio de que bailasen, "no para estar viendo el ambiente", circunstancia que se recordaba con cierta frecuencia a través de la megafonía. Cada sala ofrecía un ambiente diferente y abrían en días distintos, salvo los domingos, que lo hacían todas en su conjunto. La música corría a cargo de orquestas como "Poceiro", "Bastos", "Las Estrellas del Jazz" o "Florida, con Diosiño y su acordeón".
La música enlatada, los guateques y la especulación fueron provocando su cambio de actividad o su desaparición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca