05 de julio de 2011
05.07.2011
Faro de Vigo

Alcaldes de la eurorregión urgen modernizar el tren Vigo-Oporto en lugar de suprimirlo

Argumentan que la baja ocupación responde a la falta de inversión en la línea y apelan a su "servicio social" frente a la rentabilidad

05.07.2011 | 08:30

Los alcaldes de las principales ciudades del Sur de Galicia y del Norte de Portugal hacen un frente común para evitar la supresión del tren Vigo-Oporto, el único que conecta actualmente la comunidad gallega y el país vecino y que, como adelantó FARO, Comboios de Portugal (CP) cancelará el próximo domingo. La mayoría de los regidores tachan esta decisión de "equivocada" y exigen que el servicio se modernice en lugar de eliminarlo. "Reconozco que es una línea con un nivel muy bajo de ocupación, pero se debe hacer el esfuerzo por parte del Gobierno portugués de mantenerla, exactamente igual que hace el español. El Ministro de Fomento, José Blanco, no quiere que desaparezca", garantiza el alcalde de Vigo, Abel Caballero, quien además apremió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a que "se mueva". "Le aconsejo que se ponga de inmediato en contacto con el nuevo Ejecutivo luso para tratar de restablecer esta línea. Una vez que deje de funcionar restablecerla, aunque sea en mejores condiciones, será muy difícil", advierte.
Luis Filipe Meneses, regidor de la Cámara de Vila Nova de Gaia y exlíder del PSD –partido que gobierna actualmente en el país vecino– fue de los más críticos con la medida de la operadora ferroviaria lusa dependiente del Estado. "Es una decisión precipitada. No todo lo que genera pérdidas debe suprimirse, porque si no acabamos también con el Servicio Nacional de Salud", ejemplificó en defensa del mantenimiento de la conexión. El dirigente conservador aboga por mejorar el trazado en lugar de cancelar el servicio. "Tiene que haber una conexión buena y moderna entre Oporto y Vigo. Tal vez ahora el AVE no se pueda ejecutar por los tiempos que vivimos, pero unir ambas ciudades con un tren rápido es algo a lo que no podemos renunciar", avisa.
De hacerse efectiva la supresión, Tui será el municipio más perjudicado, ya que este tren es el único de pasajeros que opera en el municipio fronterizo. Su alcalde, Moisés Rodríguez, reclama mayores inversiones en esta línea y rechaza su supresión "porque significa dar un paso atrás en el marco de la eurorregión. Un viaje de más de tres horas entre Vigo y Oporto no es extraño que resulte deficitario, pero lo que hace falta es mejorar el servicio", argumenta. Hoy se reunirá con el presidente de la Cámara Municipal de Valença, Jorge Méndes, para actuar "coordinadamente y de forma conjunta".
"Total oposición"
Por su parte, Jorge Méndes considera también un "retraso" para la eurorregión la perdida de la conexión hasta Vigo. Además de manifestar su "desilusión" y "total oposición" a la cancelación del tren, el regidor de Valença confiesa no entender el argumento de baja rentabilidad que esgrime Comboios de Portugal para cancelarlo. "Es una línea histórica y, aunque actualmente no sea muy rentable, no creo que con su cancelación Comboios de Portugal vaya a invertir la situación difícil que atraviesa la empresa", razona.
En la misma dirección apunta el alcalde de Viana do Castelo, José María Cunha Costa (Partido Socialista). "La empresa puede alegar falta de pasajeros, pero esto, infelizmente, es consecuencia de la falta de inversión en la línea durante los últimos años", critica. En este sentido, aboga por reformar el tramo ferroviario desde Nine hasta la frontera con Galicia mediante "la mejora de la señalización, electrificación, modernización de infraestructuras y cambio de trenes para que vuelva a ser un transporte público competitivo", propone.
Menos crítico con la cancelación del tren hasta Vigo, aunque a favor de que se intente mantener el servicio, se mostró el alcalde de Oporto, Rui Río, también miembro del PSD. "Desde el punto de vista de la ciudad de Oporto, esta decisión no es especialmente relevante, porque el trazado ferroviario que existe actualmente es muy malo. De ahí la necesidad de invertir en una línea de alta velocidad entre las dos ciudades una vez que las condiciones financieras de Portugal lo permitan", señala. Pero pesa a considerar poco relevante la supresión del tren para el área de Oporto, Río admite que Comboios de Portugal está castigando al resto de regiones. "Admito que para las poblaciones que viven al Norte de Viana do Castelo esta decisión pueda suponer una penalización. Comboios de Portugal tiene que evaluar junto con los alcaldes locales si el ahorro de costes es efectivamente mucho mayor que el servicio público que se está prestando", explica.
Xunta de Galicia
El conselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández, culpó al Gobierno español de la cancelación de esta línea pese a ser responsabilidad de la empresa pública portuguesa. "La competencia del tren Vigo-Oporto en territorio gallego es del Estado, por lo que si Portugal abandona la prestación de este servicio debe ser asumido por Renfe", advierte. "Portugal no suprime la totalidad, sino únicamente la parte que discurre por territorio español. Es decir, seguirá habiendo cuatro trenes diarios entre Valença y Oporto", apunta. En este sentido, el conselleiro de Infraestructuras recuerda que "existe un acuerdo del Consejo de Ministros por el que el Estado se comprometió a mantener los servicios deficitarios. Fomento debe analizar el nuevo escenario y proponer nuevas alternativas a los usuarios afectados", pide.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca