14 de mayo de 2011
14.05.2011

El ingeniero vigués que quiso llevar trasatlánticos hasta la Torre del Oro

José Prieto Moresi proyectó el Canal Sevilla- Bonanza para la navegación de grandes buques

14.05.2011 | 14:09
Prieto Moresi, presentándole el proyecto a Franco. // FdV

El Canal Sevilla-Bonanza fue considerado al inicio de los años sesenta una gran obra nacional. Se trataba de una vía navegable de 68 kilómetros de longitud desde Sanlúcar de Barrameda, de 120 metros de ancho y diez de profundidad, apta para buques de hasta 24.000 toneladas y que acortaba considerablemente el recorrido entre Sevilla y el mar. El autor del proyecto fue el ingeniero vigués José Eulogio Prieto Moresi, que entonces era Director del Puerto de Sevilla. Por su elevado coste, 2.700 millones de pesetas, y dificultades técnicas, al final solo se hicieron dos kilómetros

Hace cincuenta años comenzaron las obras de construcción del llamado Canal Sevilla- Bonanza, una actuación calificada por la prensa de la época como "gran obra nacional" y que mereció numerosos elogios, "pues se trata de construir un canal navegable apto para buques de hasta 24.000 toneladas desde Sanlúcar de Barrameda hasta Sevilla. El proyecto fue realizado por el ingeniero vigués José Eulogio Prieto Moresi, que entonces era Director del Puerto de Sevilla.
El proyecto mereció atención especial en FARO, dada la procedencia de su autor, y el 14 de mayo de 1961, con motivo del inicio oficial de las obras, se señalaba que se trataba de construir "la gran vía marítima andaluza. Alentado por el propio Jefe del Estado, Francisco Franco, es una de las grandes obras que España puede ofrecer en la hora presente, como testimonio de su pujanza, en la ruta del progreso y para gloria de una época que, con acertadas miras, trata de recuperar lo que durante siglos se ha perdido en la tarea de hacer lo que no se hizo".

68 kilómetros

El canal "de la nueva vida" tenía un recorrido de sesenta y ocho kilómetros, con lámina de agua y cauce con profundidad estable, alimentados por el Guadalquivir, de manera que el canal acortaba el recorrido entre Sevilla y el mar y evitaba la servidumbre de las mareas y los riesgos del río natural, por lo que los buques podrían navegar las veinticuatro horas del día con la máxima seguridad y a plena carga. "Pero el valor añadido más rentable del canal radicaba en que todo el recorrido de casi setenta kilómetros podía ser habilitado para puerto y todas sus márgenes para zonas industriales".
Proyectado con una anchura de 120 metros en la superficie y sesenta de solera o base, la profundidad era de diez metros, con una zona de influencia para plantas industriales, de 83.000 kilómetros cuadrados.
Las cifras que se barajaban asustan: casi 2.700 millones de pesetas, de los que 323 se destinaban a expropiaciones e indemnizaciones y 500 a la construcción del conjunto de exclusas necesarias.
En las referencias periodísticas de la época se calificaba de "obra grandiosa que, como españoles, nos enorgullece y nos da aliento para continuar esperando que también este otro amplio sector nacional se lleven a cabo otras que puedan sumarse, aparte de las que se están realizando, al conjunto general de la nación".
La idea fue presentada a Franco el 17 de abril de 1953 y las obras, comenzaron en 1961 con asistencia del propio Jefe del Estado, aunque finalmente quedó reducido a un pequeño tramo de aproximadamente dos kilómetros, que se utiliza como dársena del puerto de Sevilla, debido a las grandes dificultades técnicas que presentaba el proyecto y a su enorme coste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Con motivo de eWoman Galicia KIA RÍAS MOTOR y FARO te invitan a probar el nuevo KIA SPORTAGE. Participa en el sorteo y gana un fin de semana de prueba con este fantástico coche.

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes